Gibraltar: Un recorrido que hace historia

Una historia vibrante, con episodios a veces dramáticos, subyace en un peñón al sur de la Península Ibérica. Gibraltar se construye sobre siglos de avatares y conforma hoy un verdadero crisol de culturas que conviven con peculiar armonía. Conocerla es toda una experiencia que no conviene perderse.

En las calles de Gibraltar las conversaciones mezclan el inglés con el español, carácter Mediterráneo y flema británica que se unen para conformar un modo de ser único. Esta confluencia no se detiene aquí, porque este pequeño rincón peninsular ha recibido enormes contribuciones: de genoveses, de árabes, de portugueses…

Por eso, si vemos ventanas con persianas verdes y azules, fachadas de colores pastel o puertas con arcos no pensemos que nos hemos trasladado al norte de Italia, es solo que Gibraltar se muestra tal como es: diversa.

Mucho por ver

Sí, es cierto que Gibraltar no es grande, apenas 6,8 kilómetros cuadrados, pero no nos dejemos engañar por las apariencias. Aquí hay mucho por hacer y conocer. Seguro que no nos aburrimos, y por descontado que nuestros hijos se lo pasarán en grande.

Empecemos por lo más llamativo y también conocido: los macacos. A los niños les fascinará verlos en libertad, campando a sus anchas y en buena convivencia con sus conciudadanos humanos. Eso sí, no olvidemos que no dejan de ser animales no domésticos, así que debemos observar algunas precauciones, como no tocarlos ni molestarlos; tampoco llevar bolsas que ellos puedan identificar como fuente de comida.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Winston Churchill aumentó el número de monos residentes para proteger el legado británico de Gibraltar: se creía que si los macacos dejaban Gibraltar, también lo harían los británicos.

Playas con encanto

Ahora que el buen tiempo se acerca, seguro que nos apetecerá un baño en las no tan conocidas playas de Gibraltar. Son pequeñas y extremadamente populares entre los lugareños que pueden llenarlas en verano, que gracias al fin de las vacaciones escolares y con el calor prolongado hasta el otoño, aprovechan muchas oportunidades para disfrutar del sol, el mar y la arena. La observación de delfines es una de las actividades preferidas por los turistas, con tours que se ofrecen desde los puertos deportivos de Gibraltar, junto con actividades de buceo y vela.

Catalan Bay, Eastern Beach y Sandy Beach son las más populares. La primera es la más carismática por la historia, no confirmada, que tiene detrás. El origen de su nombre se debería después de que un grupo de unos 350 militares catalanes se establecieran allí, después de haber asistido a las fuerzas anglo-holandesas que capturaron Gibraltar durante la Guerra de Sucesión. Esta teoría es muy dudosa, porque precisamente son los genoveses quienes han vivido aquí históricamente, no catalanes.

Zona de ocio

Quizás os apetezca disfrutar del ocio en instalaciones de interior. En ese caso, el Centro de ocio Kings Bastion es lo ideal. Cuenta con salas de juegos, bolera, pista de hielo y complejo de cines, y es perfecto para tomar un refresco tranquilamente mientras nuestros hijos se divierten en alguna de sus múltiples atracciones. El edificio en sí es una fusión de historia, patrimonio y ocio.

Bajo tierra

Más al interior vamos a viajar ahora, tanto físicamente como en el plano metafórico, porque se trata de profundizar en la historia de Gibraltar. Nos adentramos en sus túneles, concretamente 53 kilómetros de ellos que discurren en el interior del peñón. Al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, la población civil fue evacuada y el tamaño de la guarnición aumentó considerablemente. Se excavaron numerosos túneles adicionales a los que ya existían para proporcionar alojamiento a los nuevos miembros de la creciente guarnición y para almacenar grandes cantidades de alimento, equipamiento y municiones. Hoy, algunos de ellos están abiertos y visitables con guías turísticos previa reserva.

Continuamos bajo tierra para conocer ahora una emocionante cueva natural con su propio lago interior. Se trata de la Cueva de San Miguel, de una belleza extraordinaria, con destellos producidos por sus columnas de estalactitas blancas, grises y rojas y con un aspecto similar a una catedral con un púlpito, un presbiterio y un órgano repleto de tubos. Esta extraordinaria y hermosa cueva destaca por tres motivos: el tamaño de las cámaras principales, la abundancia y variedad de formaciones de calcita. Lower St Michael’s cave, que se encuentra bajo esta, alberga un lago de aguas cristalinas de más de 35 metros de largo que se estima que contiene más de 170 000 litros de agua.

Su lado más natural

Seguimos recorriendo el patrimonio natural de Gibraltar para admirar, en esta ocasión, los espectaculares Jardines de Alameda. Dispone de una serie de bustos conmemorativos y cañones que datan de los siglos XVIII y XIX. Sin embargo, para la mayoría de los visitantes es la belleza de las plantas y los árboles lo que hace de la Alameda un lugar tan mágico; muchas son especies nativas, mientras que otras son importadas.

La reserva natural de Gibraltar, especialmente en el área del Upper Rock, es famosa por sus exclusivos senderos, que serpentean por toda la extensión de la reserva. Estos combinan la belleza natural y las impresionantes vistas de la reserva con algunos lugares de interés histórico que no se suelen incluir en los tours más típicos. Entre los senderos principales destacan: Mediterranean Steps, Inglis Way, Royal Anglian Way y Douglas Path. Uno de los objetivos clave de este plan es diversificar los diferentes atractivos disponibles en la reserva natural de Gibraltar.

Atracciones de altura

Quizás la mejor forma de recorrer estos senderos es subir en el teleférico y disfrutarlos bajando. Así, de paso, le proporcionaremos un viaje emocionante a nuestros hijos y estimulantes para nosotros. Y es que las vistas desde la estación superior del teleférico , ubicada a 412 metros sobre el nivel del mar, son realmente espectaculares y tardaremos solo 6 minutos en llegar a la cima. Allí nos encontraremos una buena cantidad de los simpáticos macacos, que saltarán divertidos a nuestro alrededor. Solo cabe recordar las normas de precaución y todo irá bien con ellos.

Si queremos experimentar otra atracción de altura, no podemos perdernos el puente colgante de Windsor, no apto para miedosos. No nos entendáis mal, el puente es totalmente seguro, pero a algunos les causa impresión balancearse sobre una garganta a 50 metros de altura. Es, en definitiva, una espectacular hazaña de ingeniería que tiene 71 metros de longitud, y la podemos encontrar en Royal Anglian Way.

Ubicado a 340 metros sobre el nivel del mar encontramos otra atracción que debemos experimentar. Se trata de Skywalk, que es más alto que el Shard en Londres. Skywalk en Gibraltar ofrece impresionantes vistas de 360º que abarcan tres países y dos continentes y une a sitios dentro de la Reserva Natural del Upper Rock, incluyendo el emocionante puente, Windsor Suspension Bridge y el famoso Apes’ Den a través de una serie de senderos.

Visitas imprescindibles

 Museo de Gibraltar y los baños árabes

El museo de Gibraltar se fundó en 1930. Ubicado en el centro de la ciudad, alberga un gran número de colecciones de historia, cultura y naturaleza, grabados, pinturas y dibujos, así como objetos recopilados desde hace 127 000 años hasta la actualidad. Estos baños árabes, contemporáneos al castillo, son algunos de los mejores vestigios del periodo en el que Gibraltar perteneció a la península Ibérica.

Irish Town

En el período en el que Gibraltar era español, esta calle se llamaba calle de Santa Ana. Cuando las fuerzas angloholandesas conquistaron Gibraltar en 1704, las monjas abandonaron el convento de Santa Clara y la Marina Real (Royal Navy) ocupó el convento de La Merced para usarlo como almacenes y apartamentos para los vendedores de provisiones. Con el tiempo, la calle pasó a conocerse como Irish Town.

Alameda Wildlife Conservation Park

Ubicado en los hermosos jardines botánicos de Gibraltar, el Alameda Wildlife Park alberga una amplia colección de especies exóticas y nativas. Este parque es el único que alberga vida salvaje en Gibraltar.  En él se cuida de los animales exóticos confiscados en la aduana de Gibraltar: mascotas exóticas abandonadas y animales como el tití cabeciblanco, prestados por zoológicos internacionales para educar y crear conciencia de la necesidad de la conservación de importantes especies en peligro de extinción.

Patrimonio y cultura

Hay un enorme legado cultural en Gibraltar que sería imposible abarcar aquí. El Monumento Americano a la Guerra, el Museo de Arte Contemporáneo y la Casa del Parlamento son solo algunos ejemplos de la diversidad cultural gibraltareña que merece la pena conocer en nuestra visita.

www.visitgibraltar.gi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *