Gran Canaria. Una isla para disfrutar en familia

 

Si queremos un destino en el que los niños sean más que bienvenidos, Gran Canaria es la mejor elección. Un clima suave durante todo el año, paisajes de todo tipo, parques temáticos, alojamientos y restaurantes preparados para recibir familias… ¿Qué más queremos? Hagamos las maletas: Gran Canaria nos espera.

Si viajamos con nuestros hijos, ya sean bebés, niños o adolescentes, nuestra prioridad va a ser su comodidad y confort: poder dormir todos juntos, encontrar menús que les gusten, establecimientos adaptados, sitios tranquilos y no masificados… Pues bien, todo esto nos lo ofrece Gran Canaria y no vamos a dejar pasar la oportunidad de compartir experiencias y crear recuerdos para toda la vida.

Excursiones en barco, playa y sol, montañas, deportes de todo tipo, parques temáticos, actividades en el mar… Las opciones son prácticamente infinitas: solo tenemos que dejarnos llevar y decidirnos siempre por la diversión, el ocio y la desconexión. Pronto vas a entender por qué tantas familias escogen cada año Gran Canaria como lugar de vacaciones.

Todo para los niños

Vamos a empezar nuestro periplo con algunas muestras de los sitios y actividades que podemos disfrutar con nuestros hijos, quienes encontrarán ocasiones para pasárselo genial allá donde vayamos. Dos ejemplos de ellos son La Finca de Osorio o las zonas de recreo situadas en La Cumbre.

Pero seguimos: contamos con el Acuario Poema de Mar, el parque acuático Aquasur y el Faro de Maspalomas con sus increíbles vistas además de ser el símbolo de la localidad del mismo nombre. Además, podemos visitar parques zoológicos, hacer excursiones montados en camellos y recorrer jardines botánicos descubriendo la flora de todo el mundo.

Un lugar del que los niños no van a querer irse es el Museo de la Ciencia ya que está lleno de espacios interactivos en los que descubrirán los grandes inventos de la humanidad a través de historias y leyendas curiosas y objetos extraños que captarán su atención desde el primer momento.

Y aún hay más: podemos visitar el Jardín Botánico Viera y Clavijo o el Castillo de la Luz, la fortificación más antigua de la provincia que hoy día alberga a la sede de la Fundación de Arte y Pensamiento Martín Chirino, que aloja piezas de la obra de este artista universal.

Impresionante también es la Cueva Pintada de Gáldar, el mayor conjunto cultural prehispánico de las Islas Canarias. Se trata de una toba volcánica en la que veremos pinturas rupestres y cuyo yacimiento nos permitirá conocer cómo era la vida cotidiana de los primeros habitantes de las islas.

Podemos jugar a indios y vaqueros en Sioux City Park, que evoca un poblado de Norteamérica con sus casas, iglesia, rancho, banco, “saloon”… y en el que se recrean situaciones del Salvaje Oeste, o pasear por el impresionante Palmitos Park. Tenemos un parque dedicado a los pajaritos de Angry Bird e incluso el Gran Karting Club Gran Canaria para disfrutar de un poco de adrenalina pisando el acelerador. Si nuestros hijos son apasionado de los animales contamos con opciones dedicadas a ellos como el Donkey Safari dedicado a los burros o el Parque de Cocodrilos. Y por último… ¿qué tal un viaje en submarino? Podemos compartir esta experiencia tan increíble si vamos a Submarine Adventure.

Mirando las estrellas

Gran Canaria ha sido nombrada Destino Turístico Starlight por la UNESCO gracias a sus cielos limpios y nítidos que permiten que veamos con claridad las estrellas y las constelaciones. Solamente hay tres lugares que tengan las mismas condiciones que Gran Canaria y son Nueva Zelanda, Chile y Hawai.

Esto hace que la diversión y el ocio no se acaben al ponerse el sol ya que con la llegada de la noche podemos hacer visitas guiadas nocturnas en las que un experto nos acompañará para hablarnos acerca de las estrellas y las constelaciones. Además, sabremos cómo las usaban los aborígenes para orientarse.

Vayamos a la ciudad: Las Palmas de Gran Canaria

La capital de Gran Canaria nos espera con un montón de cosas por hacer. Una de ellas es visitar los barrios del casco histórico, Vegueta y Triana, para ver cómo se construían las casas en época colonial. También podemos ir de compras o sentarnos a tomar algo y a reponer fuerzas.

En el barrio de Vegueta tenemos que entrar en el Museo de Cristóbal Colón para descubrir cómo fue la vida de este navegante y ver un montón de objetos relacionados con Gran Canaria y América, el Nuevo Mundo. Seguiremos viviendo la historia de la isla en el Museo Canario donde veremos las momias de los primeros pobladores y algunos de los objetos que usaban en su día a día.

Si es domingo y estamos en Las Palmas podemos aprovechar para dar una vuelta por el mercadillo de artesanía tradicional de Gran Canaria. Allí podremos probar el pan dulce redondo o el dulce de batata, postres típicos de Gran Canaria que merece la pena degustar si tenemos la ocasión.

Si, además, queremos darnos un chapuzón solo tenemos que acercarnos a la playa urbana de Las Canteras, una de las mejores del mundo.

Hoteles para familias con hijos

En Gran Canaria no es que haya hoteles habilitados para la estancia de padres con hijos sino que logran que tengamos la sensación de estar en casa y no alojados en un hotel. Hay todo tipo de comodidades en las habitaciones para que no echemos nada en falta y, además, proporcionan actividades y servicios enfocados hacia los más pequeños de la casa.

Un buen número de estos alojamientos tiene además servicio de guardería, talleres y grupos de juegos según los rangos de edad para que nuestros hijos se diviertan con otros niños de su edad. Mientras tanto, nosotros podemos ir a tomar algo con la tranquilidad de que están siendo vigilados y atendidos por profesionales que se van a ocupar de que se lo pasen genial y estén seguros.

¡Pero no todo son hoteles! También nos podemos alojar en casas rurales, apartamentos o bungalows para tener un poco más de intimidad e independencia y poder estar algo apartados de las zonas más turísticas y, por ende, con más gente. Elijamos lo que elijamos, siempre nos vamos a sentir como en casa.

Relax en familia

Con todo lo que te estamos contando es posible que te imagines unas vacaciones yendo de un lado para otro, saltando de una actividad a otra y pisando el alojamiento para ducharos, dormir y poco más.

¡Nada de eso! En Gran Canaria hay centros de wellness y spa en los que el agua se convierte en el canal de nuestra relajación para que olvidemos definitivamente la rutina y nos centremos en nosotros mismos. Si a eso le juntamos los efectos del aloe vera tan abundante en la isla y con un papel protagonista en estas terapias, tenemos como resultado la mejor forma de relajarnos durante las vacaciones.

Un poco de turismo de interior

Buena parte del encanto de Gran Canaria se encuentra diseminado entre sus pueblos de interior, esos que parecen esconderse y donde la vida es apacible y tranquila. Algunos de estos lugares son Agaete, Tejeda, Mogán o Teror y allí experimentaremos la gran hospitalidad y generosidad de los habitantes de Gran Canaria.

También descubriremos algunas tradiciones locales de manos de los habitantes de estos pueblos y saborearemos la auténtica identidad canaria que se conserva intacta en estos lugares llenos de magia.

Avistando delfines

Ver a los delfines nadando y saltando entusiasma a niños y mayores y, por suerte, en Gran Canaria también podremos hacerlo en su hábitat, sin molestarlos. Para ello tendremos que ir al sur de la isla, la zona por la que se mueven, y subir a bordo de uno de los barcos que nos llevará hasta el sitio donde suelen estar.

Estaremos acompañados por expertos que nos irán narrando todo lo que sucede hasta que, de repente, veamos a los delfines saltar y jugar y los niños aplaudan y se rían entusiasmados. Durante las dos horas que dura el viaje no prestarán atención a otra cosa y, siendo sinceros, nosotros tampoco.

Y, por supuesto, playas para todos

En Gran Canaria nos esperan 60 kilómetros de playas que se reparten entre los más de 230 kilómetros de costa que tiene la isla. De todas ellas, 16 tienen la Bandera Azul, que garantiza unas aguas excelentes en las que podemos practicar deportes acuáticos de todo tipo y, claro está, bañarnos.

Además, podemos encontrar otros galardones de calidad en zonas marítimas, como los puertos deportivos de Pasito Blanco y Mogán. También los tenemos en el Centro de Interpretación Reserva Natural de la Dunas de Maspalomas y en el sendero de la Bahía del Confital y la Playa de las Canteras.

Gastronomía tradicional

Los sentidos son los protagonistas cuando nos sentamos a comer para descansar tras horas de aventuras por Gran Canaria. Nos esperan sabores intensos y naturales de productos del campo y de la huerta: los sabrosos tomates canarios, frutas tropicales, manzanas refrescantes, plátanos increíbles, deliciosas aceitunas y naranjas dulces son solo algunos ejemplos de productos que adquieren un matiz distinto gracias al clima de Gran Canaria.

A todo esto se suma su café, el único que se cultiva en Europa, y su característico ron junto con la gran oferta de vinos con Denominación de Origen y los quesos. Por último, es muy recomendable probar el sabroso pescado fresco que se sirve especialmente en los restaurantes costeros.

www.grancanaria.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *