Cártama, el encanto de los pueblos blancos de interior

Situado a tan solo 20 kilómetros de Málaga se encuentra el pueblo de Cártama, una localidad de 26.000 habitantes y un excelente mirador que se eleva sobre el Valle del Guadalhorce. Sus excelentes comunicaciones por carretera y tren y su cercanía a la Costa del Sol han convertido a este municipio en un lugar accesible y lleno de atractivos que merece la pena visitar. 

La situación estratégica de Cártama al ser un paso natural desde la costa hacia el interior ha hecho que, a lo largo de la historia, haya sido poblada por distintas culturas y civilizaciones: íberos, fenicios, romanos, visigodos, bizantinos y árabes hasta su conquista por los cristianos. Cada una de ellas ha dejado su peculiar huella en esta localidad y hoy podemos ver estos vestigios que desvelan el pasado del lugar.

Recorriendo la historia

El monumento emblemático de Cártama es la Ermita de Nuestra Señora de los Remedios, situada en el Cerro de la Virgen. Fue construida en el siglo XVII sobre otra original del siglo XV. En ella destaca su decoración a base de aves y flores en zócalos y pilastras así como el templete de plata en el que se encuentra la figura de la Virgen. El camino hacia la Ermita, siempre en ascenso, es sinuoso, y constituye un auténtico mirador natural desde el que se puede contemplar una magnifica panorámica del Valle del Guadalhorce. En el año 2004 todo el conjunto fue declarado Bien de Interés Cultural por la Junta de Andalucía.

Completando este lugar se encuentra el Museo de Nuestra Señora de los Remedios, situado en una sala aledaña a la parroquia de San Pedro. En él podemos encontrar fotos de acontecimientos vividos en la localidad o fuera de ella, todos ellos relacionados con la Virgen desde el siglo XVIII hasta nuestros días. La sala que alberga los enseres y mantos de la Virgen está repleta de vitrinas donde también podremos contemplar distintos objetos de culto

De la época árabe destacan las murallas del Castillo, la fortaleza y el alminar de la antigua mezquita, hoy Torre de la Iglesia de San Pedro Apóstol. El castillo se asienta sobre una cumbre desde la que disfrutaremos de unas inmejorables vistas panorámicas de la Vega del río Guadalhorce. Esta posición estratégica hizo que se convirtiera en uno de los principales baluartes de la defensa de Málaga.

Otro lugar muy interesante para visitar es la Torre Albarrana o del Agua, un aljibe realizado en época califal y construido con la finalidad de proporcionar el suministro suficiente de agua en el hipotético caso de asedio del castillo. Este depósito excavado en la roca tiene forma cuadrangular y está cubierto con una bóveda de cañón. El acceso hasta el aljibe es sinuoso y, debido a sus dimensiones, permite la visita de un número reducido de personas. Por ello, para visitarlo es necesario contactar con el área de Cultura del Ayuntamiento de Cártama.

En la estación se encuentra el Puente de Hierro sobre el río Guadalhorce, construido entre los años 1.927 y 1.931 con la finalidad de comunicar la barriada de la Estación de Cártama con Cártama Pueblo. Inspirado en la arquitectura funcional de principios de siglo XX, es uno de los pocos ejemplos en Málaga. En la actualidad es una de las zonas de paseo más concurrida del municipio.

También podemos visitar el puente y el acueducto romano, situados en el casco urbano del pueblo, y que formaban parte de la antigua calzada hacia Alhaurín el Grande y para la canalización del agua respectivamente.

Por último, en la Plaza de la Constitución podremos observar restos arqueológicos de prácticamente todas las épocas de la historia de Cártama. Este yacimiento es el único en toda España en el que se puede observar un recorrido histórico completo de todos los períodos históricos que se han sucedido desde el siglo VIII a. C.

Aire puro

El entorno natural de Cártama favorece la existencia de una red de senderos que cuenta con tres rutas que recorren lugares emblemáticos y de gran belleza paisajística y natural. Mientras caminamos y charlamos, podemos respirar aire puro y disfrutar con las vistas.

De estas tres rutas, la más adecuada para realizar con niños es el Sendero Circular de Torrealquería, que rodea el valle formado por las sierras de los Espartales y Sierra Llana, y que en algún tramo nos permitirá disfrutar de unas inmejorables vistas del Valle del Guadalhorce. Podemos recorrerlo tanto a pie como en bicicleta y según el medio que escojamos, tardaremos entre dos y tres horas.

Si nuestros hijos son algo más mayores, podemos realizar el Sendero Circular Sierra de Los Espartales en el que podremos ver todos los tipos de vegetación existentes en la zona en un precioso paisaje con estupendas vistas de la Sierra de Los Espartales. Este sendero solamente es apto para recorrerlo a pie y nos tomará unas cuatro horas y media.

De fiesta en fiesta

Una divertida forma de conocer el carácter de un lugar es a través de sus fiestas populares y, por supuesto, en Cártama podemos acudir a algunas de ellas. Además de diversas verbenas populares en verano y los mercadillos, se celebran fiestas religiosas como las Fiestas en Honor a la Virgen de los Remedios el 23 de abril que incluye la Feria Real del Ganado que reúne a ganaderos de toda España.

El primer domingo de mayo tiene lugar el Festival de Verdiales de la Ermita de las Cruces, cuyo origen se sitúa en el siglo XIX y es uno de los mejores acontecimientos para conocer el folklore de la zona. En el mismo mes, el domingo más cercano al día 12, se celebra la Fiesta de San Isidro Labrador cuya romería reúne a más de 50 carrozas.

A mediados de septiembre se celebra la Verbena del Sexmo y el Concurso de Canto de Trilla donde se rememora la tradición agraria del municipio. También hay encuentros de pandas de verdiales y el día 12 de septiembre se procesiona a la Virgen María. A finales de este mes tienen lugar las Noches de la Bella Jarifa, un evento que rememora la época andalusí de la localidad.

¡Buen provecho!

Cómo no, no podemos abandonar Cártama sin probar su rica y variada gastronomía basada en productos locales. Las sopas son muy tradicionales, en especial las cachorreñas, las “hervías”, las de caldo poncima, las de sardinas, las de espárragos y las patatas viudas. Además, esta localidad destaca en toda Andalucía por la calidad de sus sabrosos embutidos: el salchichón, la morcilla, el chorizo, el lomo en manteca, el morcón y la manteca “colorá”.

En cuanto a los dulces, es casi obligado probar las fritillas y la torta cartameña. Las fritillas se toman tanto en el desayuno como en la merienda. Se trata de unas tortillas que se elaboran friendo la masa del pan y aderezadas con miel, azúcar, canela o mermelada. La torta cartameña es el dulce más típico del pueblo y es una muestra del legado árabe del lugar. Se elabora con almendras y aceite. Otros dulces típicos son los borrachuelos, los pestiños, los roscos, las torrijas y los buñuelos, todos ellos elaborados siguiendo recetas muy antiguas.

www.cartama.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *