Costa de Cartago. El arte de vivir tunecino

A escasa distancia de Túnez capital, la costa de Cartago con Sidi Bou Saïd y Cartago, conforma una excelente opción para una escapada exótica muy cerca de casa.

Texto: Isabel Katto
Costa de Cartago. El arte de vivir tunecino

El vuelo a Túnez desde Madrid toma escasas dos horas, pero llegar a Túnez es como llegar a otro planeta. La razón más obvia es el idioma. Apenas si podemos sacar un “merci” o un “bon jour”. El árabe, la lengua oficial, se mezcla con el francés herencia de los años de protectorado de Francia. Otras razones son las costumbres, tan diferentes a las nuestras, los colores, la arquitectura y los aromas que desprenden los platos típicos de la región.

Túnez es bulliciosa, frenética, pero a tan solo quince minutos, encontramos lugares que parecen sacados de un idilio mediterráneo. Las casas de un blanco cegador y de puertas tachonadas de muchos colores son dignas de postal. Esto es la costa de Cartago. Un sitio precioso para descansar, relajarse y empaparse de historia.

Cartago, la ciudad de Aníbal

Esta ciudad fue una república muy poderosa hace más de dos mil años y claro está, llamó la atención de los romanos quienes deseaban dominar toda la cuenca mediterránea. Aníbal, el estratega militar más brillante de todos los tiempos, según algunos, decidió por allá en el 218 a. C. marchar hacia Roma con la idea de que esta se rindiera. Lo curioso es que partió con su ejército desde nuestra tierra, Hispania, acompañado de unos 37 elefantes. Para llegar a lo que hoy es el norte de Italia tuvo que atravesar los Pirineos y los Alpes. Cartago también fue un rico enclave comercial desde la época de los fenicios. Todos estos miles de años de historia se desvelan a los visitantes. El sibaritismo romano aún es visible en las Termas de Antonio, con sus increíbles columnas y sótanos. Hay un grabado que reproduce las termas y nos impresionó su enormidad. Las termas se encuentran sobre una colina desde la que se avista el antiguo puerto. Aún se ve la forma circular de este, el cual fue diseñado así para fines defensivos, mi hijo dice que es como un parking para barcos. Cartago también posee un teatro romano muy bien conservado que es el escenario del festival de verano. En el Museo Nacional de Cartago nos encontraremos con una excelente exhibición de objetos antiguos de las diversas culturas que han habitado Cartago.

Sidi Bou Saïd, donde quiero mi segunda residencia

Aquí es donde uno entiende el concepto “arte de vivir”, aquí es donde a mi me gustaría tener mi segunda residencia. Este pequeño pueblo medieval es famoso por albergar escritores y pintores que buscan en sus intricados callejones la paz para inspirarse. Las calles de este encantador pueblo en lo alto de un acantilado de tierra rojiza están adoquinadas y las casas se caracterizan por su blanco impecable combinado con el azul intenso de sus puertas y celosías. Nos atrevimos a espiar por la puerta entreabierta de una de las casas y nos quedamos impresionados por el refinado interior. Nuestro guía nos informa que muchas celebridades internacionales se refugian en Sidi Bou Saïd. Quien sabe, tal vez algún día tengamos de vecina a una rutilante estrella de Hollywood. En nuestra visita disfrutamos de un té de menta con piñones en el famoso Café de Nattes o Café de las esteras. No cometan, como nosotros, el error de sentarse con los zapatos puestos sobre las esteras. Si la tranquilidad lo deja, diríjase al palacio orientalista del barón de Erlanger, una fusión de decoración tradicional árabe y andaluz.

Costa de Cartago. El arte de vivir tunecino

Porque no todo es historia

La costa de Cartago es un litoral que se extiende por más de 25 kilómetros, tan cerca de la capital que casi se puede decir que son suburbios de la misma. Este litoral ofrece todo lo que se puede desear para unas vacaciones de ensueño: playas de arenas blancas y finas, programas culturales, visitas a recintos arqueológicos, centros de deporte y ocio, hoteles para todos los bolsillos y clubes de vacaciones…en fin, que no hay tiempo para aburrirse.

La hospitalidad es uno de los rasgos más destacables de la población de este país por lo que siempre podrá esperar un servicio amabilísimo. Los amantes del golf podrán practicarlo en el Golf Cartago de 18 hoyos con eucaliptos y mandarinos centenarios en el campo. También puede practicar equitación y deportes náuticos. Si el hotel escogido ofrece servicio de spa, regálese un tratamiento de talasoterapia, se sentirá renovado con este sistema que utiliza agua de mar exclusivamente.

La gastronomía fusiona elementos de todas las culturas que han dejado su impronta en el país. Son muy generosos con las especias como el comino, el cilantro, la canela y la cúrcuma para condimentar pescados, mariscos y carnes. Las ensaladas, muy frescas se bañan con excelente aceite de oliva. A los niños les encantaron los briks, elaborados con una masa muy fina o malsuka y rellenos de huevo, carne y queso. Para los fanáticos del picante recomiendo probar la harissa, una pasta suave de color rojo intenso que pica un montón y es ideal para untar al pan. Otro plato emblemático del norte de Africa es el cous-cous. Hay que tener en cuenta que las porciones son muy, pero muy generosas por lo que muchas veces un plato para dos personas es suficiente.

Durante nuestra escapada a Túnez, nos encontramos con un país que superó nuestras expectativas de exotismo y que se encuentra tan cerca de casa. Nos quedamos encantados y quién sabe, tal vez algún día podamos llamarlo nuestro segundo hogar.

Costa de Cartago. El arte de vivir tunecino

De utilidad

Cómo llegar: Tunisair
Visado: Los ciudadanos españoles solo requieren pasaporte vigente
Moneda: Dinar tunecino. 1EUR=1.7TND. Los resguardos de retiro de los cajeros automáticos o los de casa de cambio se exigen al regreso en caso de querer cambiar dinares por euros. Si lleva más de 1.800EUR es importante declararlo al entrar y guardar el comprobante.
Idioma: Árabe y francés
Religión: Islámica
Voltaje: 220 voltios
Vestimenta: El verano es muy caluroso y el invierno templado. Se recomienda a las mujeres sobriedad en el vestuario y un chal para cubrirse en visitas a lugares de culto.
Compras: Está bien visto regatear y los mejores sitios para souvenirs son los zocos. El pago en estos sitios es en metálico.
Recomendaciones: Para moverse por Túnez nada mejor que un tour que incluya transporte y guía. Beba siempre agua embotellada. Importante utilizar protección solar y mantenerse hidratado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>