Sant Antoni de Portmany: las mejores vacaciones

Este pequeño rincón de Ibiza lleno de encanto resulta ideal para las familias que nos gusta ir a nuestro aire, descubriendo pequeñas maravillas paso a paso. Playas vírgenes para disfrutar con nuestros hijos, paisajes de ensueño, experiencias únicas y mucho más nos espera en una localidad mágica.

Aquarium Cap Blanc

Empezamos nuestro recorrido por este aquarium situado dentro de una gruta conocida como la Cueva de las Langostas ya que tradicionalmente era utilizada para la cría de peces y langostas. Cuenta con cinco entradas de agua que permiten una perfecta oxigenación de la misma. Allí podremos descubrir diversas especies acuáticas del Mediterráneo como julias, meros o fadrins.

Aquí se encuentra también el Centro de Recuperación de Especies Marinas (CREM), un lugar destinado a que las tortugas marinas (Caretta caretta) heridas reciban el tratamiento adecuado antes de regresar al mar.

Gracias a este trabajo, en el Aquarium Cap Blanc se realiza una importante labor divulgativa destinada a concienciar a la gente acerca de los problemas existentes en torno al mar y a las especies que lo habitan. Podemos visitarlo de mayo a octubre desde las 9.30 hasta las 22 horas.

Playas urbanas

Y hablando del mar… ¿qué hay mejor que un día de playa en familia? En Sant Antoni encontramos varias playas urbanas perfectas para disfrutar todos juntos como por ejemplo Cala Gració. Su arena fina y sus aguas transparentes harán las delicias de todos. Está rodeada de un pequeño bosque de pinos y sabinas y tiene vistas a la puesta de sol, conformando un paisaje idílico en el que desconectar y recargar las pilas. Además desde allí podemos ir a Cala Gracioneta, un sitio perfecto para bucear.

Otras playas que debemos visitar en Sant Antoni son Cala Salada y la pequeña Cala Saladeta, ubicadas en el Área Natural de Especial Interés de Es Amunts, a 6 km de Sant Antoni. Se trata de pequeñas piscinas naturales de arena fina y rodeadas de bosque. En verano, se puede acceder a ellas en transporte público, gracias a una línea de autobús habilitada, y en barco, pero no en coche, ya que la intención es proteger este paraje natural.

Atardeceres increíbles

Si algo destaca de Sant Antoni son los espectaculares atardeceres que tiñen el cielo de diversos colores conforme se pone el sol. Uno de los mejores lugares para disfrutar de esta vista es el Paseo de Poniente en la zona de Ses Variades donde además hay varios cafés y restaurantes para tomar algo antes o después del espectáculo.

Podemos aprovechar también para dirigirnos hacia la bahía de Portmany y el Passeig de la Mar. Estos lugares que nos darán la oportunidad de descubrir rincones como el Museo de Sa Punta des Molí, donde veremos un antiguo molino restaurado, y un divertido parque de calistenia para hacer un poco de ejercicio.

Descubriendo la ciudad

Pero también hay motivos de sobra para descubrir el casco urbano de Sant Antoni. Uno de ellos es el Art&Mercat que se celebra en la zona antigua de la ciudad todos los sábados por la tarde. Se trata de un mercado de artesanía y productos ecológicos amenizado con música en directo y que cuenta con un área infantil de juegos para que los niños se diviertan mientras nosotros vemos los puestos.

Además, durante todo el verano, en la Plaza Norte se realizan ciclos de cine al aire libre y un festival musical, Nits Amples. Allí podemos cenar al aire libre mientras disfrutamos de la música en directo de distintos estilos.

Por último, en el mes de agosto se celebran las fiestas patronales de Sant Bartomeu. Por este motivo se organizan diversas actividades deportivas, musicales y lúdicas que se extienden hasta septiembre. Las más divertidas son la fiesta holi infantil, donde los niños se lo pasan en grande arrojándose polvo de colores, y la batalla de tomatazos entre romanos y cartagineses en la playa de S’Arenal.

1 comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *