Gran Canaria: ¡prohibido aburrirse!

Un clima agradable y suave todo el año, paisajes compuestos por costas, montañas y desiertos que nos sorprenderán a cada paso, aventuras sin parar en cada rincón… Todo esto es lo que ofrece a las familias Gran Canaria, un destino vacacional que tiene mucho más de lo que aparenta a simple vista y que, sin duda, se está convirtiendo en el preferido de las familias con hijos.

El mundo en una isla

Si algo destaca de la isla de Gran Canaria es la diversidad de sus paisajes, algo sorprendente ya que podemos encontrar costas, desiertos y montañas sin salir de allí. No en vano uno de los nombres que recibe es el de “continente en miniatura”. Esta variedad de paisajes y la riqueza natural que han generado tanto florística como faunística ha hecho que la Unesco haya declarado al 43% del territorio de Gran Canaria como Gran Reserva de la Biosfera.

Las playas de Gran Canaria son de sobra conocidas pero a las familias con niños nos interesan aquellas abrigadas y seguras para el baño y aquí las vamos a encontrar. Estás playas cuentan con una equipación que nos hará las cosas más fáciles: juegos para los niños, aseos, sombrillas… Además, la arena es limpia y el agua, clara y cristalina para disfrutar como nunca de un baño en el mar.

Además, si queremos emociones fuertes y nuestros hijos son algo más mayores, encontraremos una gran oferta de ocio acuático en estas playas. Navegación, pesca de altura, windsurf, submarinismo, pesca deportiva… todo ello siempre asesorados por los mejores profesionales que se asegurarán de que solamente nos dediquemos a divertirnos y a pasarlo bien.

¿Y cómo decidirnos entre tantas playas? Por suerte, cada una de ellas tiene algo que la hace especial así que solamente tenemos que pensar qué es lo que más nos apetece en cada momento. Por ejemplo, si buscamos tranquilidad debemos ir a la playa virgen de Güigüi pero si queremos algo más de ambiente y animación, nuestro sitio es la Playa de las Canteras. Para ver impresionantes dunas de arena como en el desierto, tenemos que acercarnos a la Playa de Maspalomas.

Pero no todo es costa en Gran Canaria. Podemos conocer el interior de la isla gracias a los caminos de senderismo que existen en su territorio y que nos permitirán descubrir la increíble flora autóctona mientras disfrutamos de un paseo en familia. Además, también podemos recorrer estos mismos senderos en bicicleta.

En busca de los delfines

Tanto a niños como a mayores nos encanta ver a los delfines saltando y jugando en el agua. En Gran Canaria tenemos la oportunidad de contemplarlos no en un acuario sino en su hábitat ya que esa zona es uno de los mejores lugares que hay para ver delfines. El sur de la isla en especial es uno de los sitios preferidos por los delfines para nadar.

Hay barcos que se acercan precisamente a estos lugares tan adecuados para el avistamiento de delfines. Desde uno de ellos y protegidos siempre por medidas de seguridad, estaremos acompañados por expertos que nos contarán en todo momento lo que ocurre. Nuestros hijos se lo pasarán en grande cuando vean a los delfines saltando y nadando junto al barco ya que no tienen miedo de acercarse.

Esta excursión dura aproximadamente dos horas y la viviremos con mucha emoción, especialmente cuando los expertos, gracias a sus prismáticos, busquen las señales para advertirnos de la cercanía de los delfines. ¡A ver quién los ve primero!

Aprendiendo y divirtiéndonos

Podemos empezar hablando del Jardín Canario, un auténtico tesoro natural en forma de parque botánico-zoológico formado por diferentes especies botánicas. En la localidad de Gáldar debemos visitar el Museo-Parque Arqueológico de la Cueva Pintada. Allí, aprenderemos quiénes fueron los guanches, los primeros habitantes de las Islas Canarias.

A los niños hay un lugar que les suele fascinar y es la Casa de Colón. Aprenderán mucho acerca del descubrimiento de América mientras vamos recorriendo el edificio y viendo los objetos que guardan sus vitrinas pero también sabrán quién fue Colón y la importancia del viaje que emprendió.

Pero si a nuestros hijos les interesan más los aborígenes de Gran Canaria, entonces tenemos que ir sí o sí al Museo Canario. ¡Y atención! Que no se nos olvide visitar el Museo de la Ciencia donde pasaremos por más de 20 espacios interactivos en los que se muestran los grandes inventos de la humanidad. ¿Lo mejor de este lugar? Su lema: “Prohibido no tocar”. Imaginad los ojos de los niños cuando se lo digamos…

No todo son museos en Gran Canaria, también tenemos espacios abiertos muy interesantes en los que conocer la flora y la fauna de la isla en su propio hábitat natural. Los más recomendables son la Charca de Maspalomas, que podemos visitar si vamos a la playa del mismo nombre ya que está junto a ella, la Finca del Osorio en Teror, Tirma en la Cumbre y el Pinar de Tamadaba.

Parques temáticos, mundos distintos

En Gran Canaria existen parques temáticos muy variados para que podamos descubrir cosas nuevas. Un lugar muy curioso es el Parque de Los Cocodrilos en Agüimes, especializado en caimanes, cocodrilos y otro tipo de reptiles rescatados de dueños que ya no pueden cuidarlos. Allí podremos verlos y también darles de comer e incluso interactuar con ellos.

 Palmitos Park en San Bartolomé de Tirajana es un jardín exótico que combina aves y orquídeas. Allí podremos ver de cerca el vuelo y el comportamiento de algunas de las aves más fascinantes que existen además de cientos de mariposas volando en libertad. Cactualdea en San Nicolás de Tolentino es un parque botánico dedicado a los cactus, las palmeras y las plantas tropicales.

También lo podemos pasar genial en el parque acuático Aqualand Maspalomas. Allí nos divertiremos en sus diferentes atracciones acuáticas pero también tendremos la oportunidad de nadar entre leones marinos y jugar con ellos descubriendo su destreza e inteligencia y después, podemos ir a seguir nadando a la enorme piscina de olas. Los más pequeños tienen a su disposición el Mini Club. Allí, los toboganes, las piscinas y demás atracciones están adaptados para ellos en un entorno seguro en el que podrán jugar mientras nosotros nos relajamos en el Solarium.

 En el parque de atracciones Holiday World Maspalomas encontraremos diversión de todo tipo: desde un simulador de Fórmula 1 hasta paseos en pony pasando por una pista acuática familiar, un barco pirata, una noria y muchas otras actividades que nos harán pasarlo en grande.

Y para los niños más aventureros, tenemos que ir a Sioux City en San Bartolomé de Tirajana, un espacio que recrea un pueblo de Estados Unidos con sus casas, iglesia, rancho, banco, “saloon”… en el que se recrean situaciones del Salvaje Oeste. A los niños les va a encantar ver a los vaqueros paseándose por allí y desafiándose a duelo en mitad de la calle.

Para divertirnos en grande, podemos visitar Angry Birds Activity Park, un parque temático inspirado en el famoso juego de móvil. El entretenimiento en este lugar es insuperable y los niños se lo pasarán genial conociendo a los personajes favoritos y derrocharán energía en sus distintas atracciones: piscinas de bolas, juegos de equilibrio, un columpio gigante, trampolines, tirolinas, rocódromo y muchas más.

Si nuestros hijos quieren vivir una aventura emocionante, podemos ir a Hangar 37, un lugar en el que podrán participar en un auténtica batalla campal con réplicas de peso ligero y tamaño adecuado para ellos con las que eliminar al equipo contrario. Aprenderán a colaborar entre ellos, a crear estrategias y a superarse a sí mismos demostrando lo valientes que son.

¿Y qué os parece hacer un safari en burro? En Donkey Safari Las Tirajanas nos esperan 40 burritos en los que poder dar un paseo por los alrededores para disfrutar de su entorno natural. Además, en la granja podremos interactuar con otros animales como avestruces o pavos reales y ver los árboles frutales en un entorno rústico en el que los niños aprenderán un montón.

Por último, gracias a Submarine Adventure podremos disfrutar de un emocionante viaje bajo el mar subidos a bordo de un auténtico submarino, el Golden Shark. Durante 40 minutos viviremos una experiencia inolvidable recorriendo el fondo marino admirando la fauna que habita allí y descubriendo pecios, los restos de barcos hundidos. Las condiciones en el interior del submarino están perfectamente reguladas para que no notemos el cambio de presión en el descenso así que nos sentiremos cómodos en todo momento.

Uno de los sitios más espectaculares que podemos visitar con niños en Gran Canaria es el Acuario Poema de Mar. Se trata del acuario más grande de Europa, todo un enorme parque temático dedicado a la Biodiversidad que comprende tres zonas: ecosistemas marinos de superficie, ecosistemas marinos profundos y especies de agua dulce. Allí veremos especies de todos los continentes así como helechos de todo tipo, corales de colores y los árboles y palmeras que conforman la selva que presenta los ríos y lagunas.

En este acuario no solamente vamos a ver más de 350 especies de peces sino también algunas que se exhiben por primera vez en un lugar de estas características. No en vano Poema de Mar va camino de convertirse en un referente no solo en Gran Canaria sino en todo el archipiélago de las Islas Canarias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *