Pontevedra

La naturaleza, al alcance de la mano

Senda del río Lérez

El municipio de Pontevedra disfruta de un entorno natural privilegiado, favorecido por su situación al fondo de la Ría y en plena desembocadura de los ríos Lérez, Rons y Gafos. En sus paisajes se mezclan la costa y la montaña, siempre surcados por los ríos, que provocan una gran diversidad natural. Para descubrirlo no hay que alejarse mucho del entorno urbano, gracias a la recuperación de las márgenes de los ríos como zonas de ocio.

De hecho, en los últimos años se está trabajando para mejorar y aumentar el valor ecológico y la riqueza de los entornos naturales, tanto de la ciudad como del municipio mediante la plantación de árboles de ribera. De esta forma, se aumenta la superficie de frondosas autóctonas, así como la biodiversidad, y se fortalece el anillo verde de la ciudad con la creación de varios parques forestales periurbanos,

Parque Natural Xunqueira de Alba

Espacios naturales protegidos

El río Lérez actúa como vínculo entre la zona urbana y la zona rural del municipio de Pontevedra. Nace a 900 kilómetros de altura en la Serra do Candán y recorre algo más de 60 kilómetros antes de desembocar en la ría de Pontevedra. Allí es donde tiene lugar un exclusivo ecosistema de las costas gallegas. El principal interés ecológico de esta zona se encuentra en los hábitats de bancos arenosos y fangosos y en las marismas. Toda la zona es Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) y cuenta con protección especial.

En esta zona se encuentra la isla de las esculturas o Illa do Covo, una perfecta unión entre paisaje, arte y naturaleza, ya que acoge un proyecto artístico pionero en España en el que doce artistas crearon esculturas para el lugar que se relacionan con el paisaje, con la historia de la escultura y con la tradición de la zona. Además, hay varias rutas de senderismo que nos permitirán disfrutar de este paisaje.

Xunqueiras de Alba es otro de los espacios naturales más recomendados de Pontevedra. Fue declarado Espacio Natural de Interés Local (ENIL) en el año 2012, el primero que lo recibe en Galicia. Es una zona de humedal y marisma muy bien conservada en las Rías Baixas, que ocupa unas 67 hectáreas y cuenta con una gran variedad de fauna, flora y ecosistemas.

Se trata de un espacio de gran interés para observar aves acuáticas migratorias, en especial limícolas o de invernada, y también especies en zonas de cría. Si vamos al noreste, llegaremos a un observatorio al borde de la marisma para poder contemplar a estas aves y también insectos, como mariposas y libélulas, así como otros animales, como nutrias y pequeños anfibios. También podemos caminar por los senderos y pasarelas que hay en el espacio.

Sendero del río Gafos

El río Gafos fue el segundo espacio declarado ENIL en Pontevedra. Siguiendo la margen derecha del río podemos pasear por una senda de seis kilómetros y dificultad baja, perfecta para recorrer en familia incluso si vamos con niños pequeños. La vegetación se compone de helechos, líquenes, musgos, espinos blancos y robles. Además, se distinguen tres tipos de bosque: sauces y alisos; robles, fresnos, chopos y abedules; y castaños.

La Illa Insuiña o isla de Medal, en la desembocadura del río Verdugo, fue declarada en 2004 junto con la ensenada de San Simón ZEPVN (Zona de Especial Protección de los Valores Naturales) y Lugar de Importancia Comunitaria en la Red Natura 2000. En esta zona, la parroquia de Pontesampaio, encontraremos una gran biodiversidad debido a la confluencia de aguas dulces y saladas.

A la isla se accede por un puente de piedra que se une a una pasadera de madera con portada de piedra. En este lugar se organizaban recitales y tertulias, y se convirtió en un punto de encuentro de artistas e intelectuales.

En esta zona destacan las panorámicas de la Ría de Vigo, las Islas Alvedosas y del antiguo castro del Monte da Peneda y el puente románico de Pontesampaio de 144 de largo y diez arcos que une esta parroquia con la de Soutomaior.

Mirador Legua da Chan, en el parque forestal de A Fracha

Senderismo en familia

El senderismo es una actividad sencilla para hacer en familia y que nos permitirá crear nuevos recuerdos juntos mientras disfrutamos de la naturaleza que nos rodea. En Pontesampaio tenemos varias opciones para escoger, comenzando por la ruta del Patrimonio de Pontesampaio, una senda circular de 18 kilómetros. También podemos recorrer el tramo de 14 kilómetros del camino portugués hacia el Camino de Santiago enlazando, si queremos, con el sendero del río de los Gafos.

El río Lérez se puede recorrer a pie en sus dos márgenes. La primera opción empieza en una playa fluvial y bordea el río durante seis kilómetros, pasando por antiguos senderos forestales que usaban los pescadores que iban al río, frondosos bosques de ribera y restos de antiguos molinos y del balneario.

Río Lérez con la pasarela peatonal

En la segunda opción, la senda puede tomarse a partir de la Isla de las Esculturas, desde donde se puede caminar un pequeño trecho junto al río para subir al monasterio de San Benito de Lérez. Desde allí, podemos volver a bajar hacia una de las pasarelas peatonales que comunican este lado con el de Monte Porreiro. Es parada obligatoria el Lugar de la Fontaíña, declarado LIC, por su área de turismo ornitológico.

En el río Gafos existe un sendero lineal en el tramo urbano del río hasta su desembocadura con una longitud de dos kilómetros y medio, que incluso transcurre bajo tierra por el llamado paseo de Valle-Inclán. El primer tramo es una frondosa senda que discurre a ambos lados del río, apoyado en pasarelas de madera. Después, el río discurre por una canalización subterránea de 525 metros de longitud, y la ruta se retoma en la avenida de Rosalía Castro, desde donde existe un último trecho hasta su desembocadura.

Para emprender una ruta más larga y en plena naturaleza, podemos realizar la senda fluvial del Gafos remontando su curso desde la entrada del túnel de la calle de Otero Pedrayo. La ruta llega hasta la parroquia de Figueirido, y tiene dificultad baja con 6 kilómetros de longitud.

En Xunqueira de Alba hay una red de senderos y pasarelas de madera que recorren a lo largo de 5 kilómetros este humedal. En Xeve encontraremos la senda fluvial del río Lobada y Fens, en el lugar de Gatomorto. En este tramo encontraremos varios molinos, un lavadero, un área recreativa y varios elementos propios de las actividades rurales y agrarias tradicionales, como por ejemplo las “poldras” -pasos de piedra sobre el afluente-, pequeños puentes de losas y madera o muros de piedra.

En Salcedo podemos hacer la Ruta das Mouras, con 15 kilómetros de longitud y de gran valor natural y cultural, en la que podremos conocer petroglifos, molinos, patrimonio religioso como la iglesia de San Martín de Salcedo e incluso un castro. La ruta por el río Almofrei tiene dos partes. La primera es el tramo bajo del río que conecta el sendero con la parte más urbana, y la segunda es una ruta circular por O Salgueiral donde toda la atención se centra en el paisaje natural

La ruta circular parte del Lugar de As Fincas hacia Os Pasos de Portamuíños. Desde allí se circula en paralelo al río atravesando una zona con un bosque de alto valor ecológico que lleva hasta el Molino de A Bouza. A partir de aquí, la ruta sigue por un antiguo canal de riego que va hacia As Fervenzas, cerca de la colina conocida como Pico Sacro.

La senda sube hasta este pico, donde de puede contemplar el paisaje, y desde allí la senda discurre por un camino forestal hasta llegar al lugar de A Bouza. La senda sigue después por un camino adoquinado hasta el lugar de Ameixales.

Vista aérea

Parques forestales

En los últimos años se está creando un anillo verde periurbano entre los que destacan algunos parques forestales. A Tomba ocupa 62 hectáreas y tiene unos 17 kilómetros de sendas, además de varios miradores. En A Fracha encontraremos 4 miradores sobre Pontevedra y su ría y la de Vigo. Cuenta con varias rutas de senderismo y de bicicleta de montaña.

Las playas de Pontevedra

Y si queremos bañarnos y pasar un día de playa, podemos disfrutar de cualquiera de las numerosas playas que se encuentran a lo largo de la ría tanto en su cara norte como sur. Las de Poio se encuentra a 5 kilómetros y las de Marín, a 8 kilómetros. En el caso de no tener coche propio podemos tomar autobuses.

Encontramos playas de todo tipo para elegir la que más nos apetezca: pequeñas calas, grandes arenales, playas urbanas, playas accesibles y, por supuesto, playas con bandera azul. Además, en el término municipal de Pontevedra existen dos playas fluviales, la de Pontesampaio y la del Río Lérez

Mariscando en familia cerca de Pontevedra

Jardines del Pazo de Lourizán

Este lugar de gran interés botánico y natural se encuentra tan sólo a 3 kilómetros de Pontevedra. En sus 54 hectáreas de jardines, finca y arboleda descubriremos más de 700 especies vegetales procedentes de todos los continentes, y que constituyen una de las colecciones más importantes de toda Galicia.

El palacio, el invernadero y los jardines fueron construidos por Montero Ríos entre finales del siglo XIX y principios del XX. Los elementos más destacados son el invernadero, la mesa de piedra, el parque de las rías y la cueva de los espejos. Este lugar fue importante foro de reunión de las personalidades más influyentes de la época y en los salones de este palacio se negoció el Tratado de París, por el cual se cedieron las islas de Cuba, Puerto Rico, Filipinas y Guam.

Pontillón de Castro

Se trata de un centro natural y deportivo en el que existen instalaciones deportivas desde 2007. Tres años después, se inauguró el parque de Pontillón con terrenos reforestados. El lago artificial también es testigo de varias pruebas anuales en las distintas disciplinas

Alrededor del embalse, hay una senda peatonal de tierra que permite rodearlo en unos 25 minutos. Tiene más de un kilómetro de longitud y está salpicada de pequeñas terrazas sobre el agua con espacios para la pesca sin muerte. El trayecto llega hasta la carretera del embalse de O Pontillón, una obra construida a mediados del s. XX.

La Senda de la Presa es una pequeña senda que recorre el camino existente entre la instalación deportiva y la propia presa. Desde allí se pueden seguir las pruebas deportivas que aquí se desarrollan. Las Sendas del Castro reúnen un conjunto de sendas que recorren los bosques de este monte rodeado por el río Rons. Los caminos llegan hasta la cima del monte, donde se sitúa una escultura de homenaje a los canteros. Existen dos parques infantiles en el lugar.

Una ciudad para los niños

¿Sabías que Pontevedra forma parte de la red de “La ciudad de los niños”, al igual que otras 34 localidades españolas? Por eso no tendremos más remedio a dedicar un día o dos a conocer lo que esta ciudad tiene que ofrecer a las familias con niños. Un ejemplo es que se ha reducido en un 70% el tráfico de coches por lo que es habitual ver a los niños jugando en la calle, fuera de todo peligro.

Para conocer el centro histórico de la ciudad tenemos que hacer la Ruta del Tesoro del Pirata. Cuatro personajes nos guiarán a través de las calles del casco histórico mediante videos que podremos ver en el móvil gracias a un código QR. Con eso, y la ayuda del mapa que nos darán en la oficina de turismo, ya estaremos preparados para buscar el tesoro.

Además, podemos seguir buscando tesoros en la Illa do Covo, un entorno natural de 70.000 metros cuadrados por el que nos moveremos siguiendo las instrucciones de los videos. Los niños tendrán que superar pruebas al aire libre en distintos puntos mientras descubrimos el patrimonio natural y artístico de la zona. Al igual que antes, tendremos que conseguir el mapa en la oficina de turismo.

Otra opción es acercarnos al Museo Provincial, donde se ofrecen distintas actividades enfocadas a las familias: talleres, cuentacuentos, visitas dinamizadas, conciertos didácticos… Algunas de ellas coinciden con períodos de vacaciones o con fechas señaladas: Día y Noche de los Museos, Día de la Mujer, Carnavales… Para tener más información podemos contactar con el gabinete didáctico del Museo a través del correo electrónico gabinetedidactico.museo@depo.es o del teléfono 986.804.100, extensión 42413.

Otro lugar que va a encantar a los niños es el CITA (Centro de Interpretación de las Torres Arzobispales), los restos de las torres arzobispales de una fortaleza que se han convertido en un centro de interpretación. La entrada a este lugar ya es lo primero que atrae y sorprende a los más pequeños, ya que se encuentra bajo tierra. Las pantallas táctiles, la maqueta y los juegos interactivos ayudarán a que todos disfrutemos de la visita y, sobre todo, los niños.

Kayak en el río Lérez

Más diversión para familias

El Parque Arqueológico de Campo Lameiro ofrece numerosas actividades y visitas dirigidas a las familias y a los niños. Un ejemplo son las nocturnas, como la Noitepedras de colores, cuando cae el sol de verano y se iluminan las luces nocturnas, una experiencia única desde un punto de vista visual y sensorial al incorporar iluminación de diferentes colores. También organizan actividades que recrean la vida en la Edad de Bronce, como uno que está dirigido a aprender a hacer fuego.

Y no podía faltar el Castillo Soutomaior, situado a 15 kilómetros de la ciudad. En los últimos años se realizan visitas teatralizadas que acercan a las familias las historias de este recinto desde un punto de vista cercano, divertido y participativo. Mediante las nuevas salas interactivas del castillo, los participantes hacen un recorrido por el edificio acompañados de los antiguos habitantes del castillo: bufones, caballeros, trovadores e incluso puede aparecer el fantasma del castillo “O Alemanote“.

Existe una guía para familias que consiste en un cuaderno con diferentes juegos de investigación. Los niños tendrán que resolver los enigmas del cuaderno y recorrer las distintas salas del castillo. Una vez que hayamos completado esta guía conseguiremos un diploma de reconocimiento.

Otras actividades para familias y niños en los alrededores de Pontevedra son:

Exhibición de aves rapaces en A Devesa das rapiñas en la parroquia de Alba.

Apípolis, un lugar para ver colmenas de abejas y aprender sobre la miel.

Paddle surf en el río Lérez para niños

Hípica Appalaoosa para aprender a montar a caballo y hacer rutas.

Ecoparque Marín, un parque multiaventura con más de 70 juegos a distintas alturas.

Ecoparque Atalaia, un lugar donde practicar paintball, kayak de río, rafting, paseos y rutas a caballo, senderismo, orientación…

Ecogranja Atalaia, una granja ecológica donde contactar directamente con los animales de granja y la vida rural.

www.visit-pontevedra.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *