Una Semana Santa de altibajos para el turismo

Tras la Semana Santa, el sector turístico respira con cierta tranquilidad al observar los datos registrados entre Jueves Santo y Domingo de Resurrección. A falta de resultados definitivos (todavía siguen de vacaciones hoy, Lunes de Pascua, en Baleares, Cataluña, Comunidad Valenciana, País Vasco y Navarra), el balance es aceptable: el número de ocupaciones ha descendido en general en comparación con el año pasado y el gasto ha sido menor, pero los últimos cuatro días han maquillado los malos resultados de inicio de semana. Los resultados habían sido halagüeños en 2011, con un incremento del número de turistas después de tres años consecutivos a la baja. El reto de 2012 consistía en seguir la misma línea a pesar de la nueva recesión en la que está inmersa la economía y las pesimistas predicciones meteorológicas. La hostelería ha sido el subsector más perjudicado.

Los destinos del litoral, entre los que destacan las islas, así como aquellos lugares con mayor tradición religiosa han mantenido el tipo, sobre todo entre Jueves Santo y Domingo de Resurrección. «La ocupación en Canarias ha rondado el 90% durante toda la semana mientras que en el litoral de la Península ha llegado al 70%», señala el presidente de la Confederación Española de Agencias de Viajes y Turoperadores (CEAVYT), Rafael Gallego.

Las ciudades con mayor tradición religiosa han logrado una ocupación aceptable, aunque no hayan podido evitar un descenso de ingresos. Los empresarios de Andalucía y Castilla y León, comunidades con solera en las celebraciones de Semana Santa, muestran su satisfacción al comprobar que no se cumplieron las peores previsiones. La Federación Andaluza de Hostelería estima una ocupación «por debajo del 70%» en el conjunto de la autonomía, según su presidente José Manuel Ledesma, de jueves a domingo. Según los primeros datos de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT), la ocupación llegó en Sevilla al 70% y en Córdoba al 80%. Los ingresos se redujeron en ambas ciudades con respecto a 2011.

Las ocupaciones bajan y el gasto es menor, pero los empresarios muestran su satisfacción tras los buenos datos obtenidos entre Jueves Santo y Domingo de Resurrección

En cuanto a Castilla y León, la media llegó a superar en algunas ciudades como Valladolid el 85% los últimos cuatro días. El gasto de los turistas en la comunidad también ha descendido. «Aunque haya subido un poco la ocupación, el retorno económico ha sido inferior porque se venden más paquetes turísticos especiales y el consumo es menor», explica José Alberto Torrecilla, de la Asociación de Empresarios de Hostelería de Valladolid. Entre jueves y domingo, Zamora registró una ocupación del 75% y en Soria fue superior al 80%, según CEHAT. La celebración de la Semana Santa con las estaciones de esquí todavía abiertas también ha propiciado un mayor flujo de viajeros.

Frente a una buena ocupación hotelera, los datos en hostelería son opuestos: el gasto en bares y restaurantes ha descendido de forma significativa. En esto tiene mucho que ver la disminución de turistas españoles. «La demanda nacional está muy retraída y la aportación de los españoles es fundamental; la confianza del consumidor en nuestro país está tocando los puntos más bajos», asegura el secretario general de la Federación Española de Hostelería, Emilio Gallego. Desde esta asociación, atribuyen las pérdidas a una mayor austeridad en el consumo y a la proliferación del todo incluido.

La Semana Santa es un buen termómetro para hacer previsiones de cara al verano. Y los buenos presagios son la tónica general entre los empresarios hoteleros. «Si la situación del país se mantiene estable y no hay ningún incidente, el turismo extranjero incluso podría aumentar un 5% con respecto a 2011», vaticina Rafael Gallego. El sector espera, pues, continuar con su particular recuperación en medio de la tormenta económica. Todo depende de la respuesta de los principales mercados emisores, como Reino Unido o Alemania, y al comportamiento de la climatología. Desde el sector, la petición principal es que la lluvia tenga menos protagonismo que la pasada semana y que los mapas del tiempo se inunden de soles y de previsiones de altas temperaturas.

Texto: El País

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *