Zaragoza para peques. Excursiones y rincones para familias

Piragüas, museos, restos romanos, parques naturales y mucho más. Un viaje a una ciudad tan preciosa como Zaragoza, tiene que hacerse en familia. Habrá diversión para todos.

Texto: Cristina Toledo
Imágenes: Patronato de Turismo Zaragoza

revista-viajes-viajar-con-hijos

Zaragoza te invita a recorrer sus calles con actividades pensadas especialmente para grandes y pequeños. Un paseo desde el Prepirineo y las Cinco Villas, pasando por el Moncayo y el Sistema Ibérico con Calatayud. Sigue al sur de la provincia hacia el Bajo Ebro para llegar al Ebro Central. A lo largo del camino, las propuestas son infinitas.

Sos del Rey Católico

Al entrar a la villa por el portal de Zaragoza te transportarás a otra época, como si vivieras un viaje en el tiempo. Las calles de Sos son perfectas para que los niños jueguen y aprendan cosas nuevas. Conocerás sitios con tanto encanto como el Palacio de Niño, convertido en centro de congresos y que desemboca en la Plaza Mayor. Entre dos arcos se encuentra la tradicional balanza que pesaba las mercancías, y cincelada en la piedra, la vara jaquesa que garantizaba la justa transacción de tejidos. Para llegar a la entrada del templo, pasarás por el Túnel del Perdón. Si bajas por las escaleras podrás contemplar los ábsides que se levantan sobre la roca donde hay, incluso, un sarcófago. Desde la terraza más alta se observa una panorámica preciosa de la Torre del Homenaje. Para terminar, sal por el Portal de la Reina, llamado así por ser el camino por donde entró la madre del rey Fernando embarazada de él.

Prepirineo y Cinco Villas

Uncastillo es uno de los lugares preferidos de los pequeños turistas. La Edad Media está presente en las iglesias románicas, donde destaca la de San Martín, convertida en centro de interpretación del románico. El entorno, su cercanía a otras fortalezas o los restos romanos de los Bañales hacen de la zona un “Territorio Museo”. Para reponer fuerzas, te proponemos una parada en el Puy Moné, desde donde se dominan las villas, parte del Pirineo Central y la sierra de Santo Domingo. Su acceso puede hacerse en coche desde la Luesia en dirección Pozo Pígalo. El Arba de Luesia desciende cristalino y se forma una improvisada piscina estival que podrás disfrutar si hace buen tiempo. Por otro lado, justo antes de la fuente La Artica, encontrarás un espacio ideal para que los pequeños jueguen y corran sin preocupación. Hay pinares, robledos, hayedos y encinas. También podrás hacer un itinerario botánico para conocer más de 40 especies de árboles y arbustos.

revista-viajes-viajar-con-hijos

El Moncayo: Parque Natural

El paisaje de Moncayo es uno de los más singulares de Aragón. Cumbre del Sistema Ibérico con sus más de 2.000 metros de altitud, alberga una flora muy variada. A sus pies se encuentra el monasterio de Veruela y la mítica Turiaso, una plaza de toros y la Tarazona de casas suspendidas en el aire que crecen en vertical. El Moncayo es una montaña ideal para visitar en familia, ya que aprenderás mientras te diviertes. La Fuente de la Teja es un lugar que explica los cambios que suceden en el bosque a lo largo de las cuatro estaciones. En la Tarazona no debes perderte el Monasterio de Veruela, que te mostrará las costumbres de las comunidades cistercienses a la vez que descubres una gran obra arquitectónica. En el entorno de Moncayo se levanta el Castillo de Trasmoz, un lugar lleno de misterio y secretos. Las fábulas y leyendas hablan de duendes, brujas y aquelarres. Gustavo Adolfo Bécquer se sintió atraído por estas historias y dedicó tres de sus leyendas a Trasmoz. El Museo de Brujería encandila a los más pequeños dejándolos boquiabiertos y llenos de curiosidad.

Más lugares para visitar

En el sistema ibérico hacia Calatayud se encuentra Ricla, un lugar con estalactitas, estalagmitas y murciélagos. En el entorno cercano encontrarás ríos, balnearios y bellos paisajes junto al Monasterio de Piedra. A este espacio natural acuden miles de turistas. Una de las zonas más espectaculares son las cascadas y cañones fluviales. Aquí la actividad preferida de los pequeños es recolectar setas.
Por otro lado, Daroca, ciudad fundada por los musulmanes en el siglo VIII, está rodeada de murallas. Encontrarás templos por doquier, pero los monumentos más importantes son la Colegiata de los Sagrados Corporales que cuenta, incluso, con un castillo musulmán. Otra de las propuestas para los pequeños es el avistamiento de aves en la laguna de Gallocanta, en una meseta a más de mil metros de altitud. Acuáticas, esteparias, migratorias, limícolas o rapaces. Te sentirás en un auténtico documental de naturaleza.

revista-viajes-viajar-con-hijos

Una de romanos

A lo largo de los siglos muchos pueblos se han asentado a orillas del Ebro. Así, podrás conocer cómo eran las ciudades romanas y muchos monumentos. Las saladas de Monegro en el bajo Ebro sorprenden a quien las visita por su aspecto cambiante según las estaciones. Si quieres observar toda la ciudad puedes hacerlo desde el Alto de la Muela con sus cientos de molinos que giran al son del viento. Para terminar tu aventura, una buena propuesta puede ser descender el Ebro en piragua junto a los más pequeños. El recorrido es muy tranquilo en todo momento, exceptuando algunos tramos donde sentirás un poco más de emoción.

1 comment

  1. Carla

    Una alternativa de ocio especial con peques, tras pasar un intenso día visitando la ciudad. En el casco antiguo encontramos El Sótano Mágico una pequeña sala donde hay programación estable de magia y donde en su sótano cuentan con un museo dedicado al ilusionismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *