Vera. Vacaciones de calidad en el Mediterráneo para toda la familia

 

Unas vacaciones divertidas, llenas de aventuras y entretenimiento para todos en las que disfrutaremos aprendiendo. Esto es lo que encontraremos si elegimos Vera, en el corazón del levante almeriense, como destino este verano.

Desde un paseo por el casco antiguo para conocer los museos y centros de interpretación del municipio hasta practicar deportes náuticos, dar paseos a caballo o clases de golf. Vera nos ofrece todo esto y mucho más. La ciudad cuenta con una oferta turística única y reúne todo aquello que las familias buscamos en nuestras vacaciones: cultura, ocio, deporte, playas y sol garantizado, además de una excelente y amplia oferta hotelera y de restauración.

Mucho por ofrecer

Vera es también un destino accesible que se esfuerza para que todos podamos disfrutar de lo mucho que tiene por ofrecer. No en vano está declarada como Cuidad Amiga de la Infancia desde el año 2010. Además, se programan actividades en torno al mar durante todo el verano, como wind-surf, rutas en kayak, vela, crucero, etc. Una oportunidad única para pasarlo en grande en familia.

El mar es, precisamente, uno de sus grandes atractivos. Vera goza de un litoral privilegiado en la costa del Levante Almeriense con extensas playas de fina y dorada arena, que se pueden disfrutar los 365 días del año gracias a las suaves temperaturas y al extraordinario clima de las que goza el municipio durante todo el año.

Con una franja marítima de 5 kilómetros, su carácter excepcional por el cuidado y limpieza con que se mantienen, y por sus aguas cristalinas, ha llevado a conseguir que luzcan numerosos distintivos otorgados a las playas de máxima calidad.

Naturaleza y turismo activo

Uno de los principales atractivos de Vera es su completa oferta de turismo activo y naturaleza, segmento en auge gracias a los extraordinarios espacios naturales con los que cuenta el municipio, que lo convierten en un destino ideal para los amantes de la naturaleza y los apasionados de la observación de aves.

Recorrer la Laguna de Puerto Rey, la Charca del Gato, o el Salar de los Canos a pie, en bicicleta o a caballo son algunas de las propuestas para conocer los recursos naturales de Vera, lugares que poseen una riqueza ecológica sin igual en el Levante Almeriense. Pulmones verdes que constituyen un foco de atención único y singular, con un atractivo turístico de gran valor, así como un magnífico lugar de esparcimiento y recreo para los visitantes y vecinos de la localidad.

Así, podremos descubrir rincones con encanto, como es el Lago del Parque de la Rambla del Algarrobo. Este lago artificial, el más grande de todo el Levante Almeriense, se encuentra en un parque periurbano inaugurado en 2014 con unas panorámicas e inmejorables vistas de la ciudad. El parque cuenta con columpios, balancines y toboganes, camas elásticas, una tirolina y un tobogán de ladera entre otros juegos infantiles. También cuenta con un circuito de deporte para adultos con más de veinte actividades.

Recorrer el Paseo Marítimo, participar en las actividades de la Plaza de la Pérgola o dar un paseo por el tren turístico, son otras de las muchas actividades protagonistas del verano a realizar en la costa, que podemos visitar cómodamente paseando o en bicicleta.

Y si planeamos pasar varios días en Vera y tenemos interés visitar la provincia, esta son otras propuestas: pilotar un bólido en Karting Garrucha; hacer excursiones en barco; visitar el Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar o el Karst en yesos de Sorbas, un espacio natural constituido por 2.375 hectáreas de terreno semidesértico; conocer la Geoda Gigante de Pulpí; descubrir el salvaje mundo del Oeste en el Desierto de Tabernas; descubrir la cultura de los Millares, y visitar la Alcazaba o el Museo Arqueológico en la capital almeriense.

Historia y cultura

La huella cultural es patente también en Vera, y descubrirla es conocer la historia y seña de identidad del municipio. Uno de sus grandes valores es la Fuente de los Cuatro Caños, que data del siglo XVII a raíz de una galería, construida por los primeros árabes que poblaron el Cerro del Espíritu Santo, lugar de asentamiento de la antigua población hasta el terremoto de 1518.

Esta galería era conocida en su origen como ‘Fuente Chica’, hasta que en el 1873, en una reforma, se le pusieron los cuatro caños actuales, manando de uno de sus chorros agua potable de la red pública. Desde entonces será conocida como la Fuente de los Cuatro Caños. Posteriormente, en 1902, se añadió un lavadero, conformado por un óvalo de piletas de lavado que enmarcan una antigua balsa. Tanto la fuente como el lavadero componen un complejo histórico y museístico denominado ‘Centro de Interpretación de la Cultura del Agua’ (CICA).

La Ermita del Espíritu Santo se eleva sobre el cerro que ya hemos mencionado, emplazamiento de la antigua ciudad hispano-musulmana llamada Bayra. Con un poco de ánimo, podremos alcanzar la cumbre para llegar a la ermita, y merecerá la pena, porque desde allí dominaremos unas vistas impresionantes de la costa y el interior del valle. Podremos también ver los restos de su castillo y muralla que fue construida por los musulmanes sobre los restos de antiguas construcciones que van desde la Edad del Cobre hasta la época romana.

Si lo que queremos es experimentar la vida en Vera, nada mejor que acercarnos a la Plaza Mayor, centro neurálgico de la ciudad y una de las plazas principales de la ciudad. Aquí se alza la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Encarnación, del siglo XVI. En la misma plaza, se ubica el ayuntamiento, del siglo XIX, el edificio civil más notable de la ciudad. De estética historicista, destaca en su fachada la portada, que está recubierta de sillería y recorre las dos plantas del edificio.

Alojamiento y gastronomía

En Vera encontraremos una amplia oferta de alojamiento que dispone de habitaciones adaptadas para acoger a toda la familia, con espacios pensados y diseñados para niños, con todo lo necesario para la atención de los bebés como cunas, calienta-biberones, tronas, y, además, con menús infantiles y actividades para niños de todas las edades, desde los más pequeñitos hasta los adolescentes pero también para los padres. Los destinos y otras actividades de naturaleza, ocio y cultura están especialmente pensados y diseñados para que toda la familia junta pueda pasar grandes momentos.

Para reponer fuerzas nada mejor que disfrutar de la gastronomía local mediante las ricas y variadas tapas de los bares y restaurantes de la ciudad, o saborear los dulces tradicionales que ofrecen las panaderías y pastelerías locales.

Desde el Ayuntamiento de Vera se han habilitado las medidas necesarias para garantizar la seguridad e higiene máximas contra la COVID-19, ofreciendo a los visitantes y turistas la tranquilidad que precisan para disfrutar de su visita en este encantador municipio almeriense.

www.vera.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *