Mojácar, ideal para viajar con niños

El destino renueva su certificación de calidad “Sello de Turismo Familiar”

El invierno pasa de largo en el sureste de Almería, donde encontramos uno de los Pueblos más bonitos de España: Mojácar. El otoño es una prolongación del verano, y una puerta abierta a numerosas oportunidades de diversión con los más pequeños.

Mojácar hace tres años, fue el primer destino andaluz en conseguir la certificación de calidad de Turismo Familiar, la cual ostenta con orgullo gracias no sólo a las múltiples de actividades que podemos practicar en familia en el Municipio, sino a la moderna planta hotelera que en diversos estilos ofrece un servicio especial y descuentos a las familias que viajan con niños.

Mojácar es un municipio de la costa Mediterrránea que cuenta con un reconocimiento merecido como destino familiar de calidad, tanto por la excelencia de sus playas como por su gastronomía, su dinamismo lúdico y sus servicios.

Además de por su precioso encanto (Pertenece a la Red de los Pueblos más bonitos de España desde el 2013)   cuenta con la certificación Q de calidad turística promovida por el ICTE no sólo en su Oficina de Turismo, sino en establecimientos hoteleros expertos en familias, y    muchas de sus playas, que además están galardonadas con la Bandera Azul de la Comunidad Europea.

Para conocer los detalles de todo lo que ofrece en materia de actividades, nada mejor que visitar la web oficial del ayuntamiento www.mojacar.es, la página de Facebook Mojácar Informa o Mojácar Turismo o solicitar directamente en la Oficina Municipal de Turismo el dossier completo para familias.

Para el otoño os proponemos los siguientes planes:

Un paseo de cuento

Las blancas casas mojaqueras, encaramadas en una colina que domina el mar, esconden calles y plazas preciosas por las que pasear sin miedo a los coches.   Los rincones con encanto te saldrán al paso y para disfrutarlos nada como ir descubriendo las numerosas leyendas que circulan por el pueblo.

La primera, nada más llegar es la leyenda de “Mariquita la Posá “ heroína local que se casó con un brujo para liberar al pueblo del mal.  Podrás ver la cueva de Mariquita, nada más llegar.

Otra de las leyendas más conocidas internacionalmente es la del origen mojaquero de Walt Disney,  seguro que te sorprenderá conocer esta historia.

Pero hay muchas más:  Lucinda la princesa que se enamoró del cristiano, la de la Puerta Azul, la Maquisa etc.  Estas  y otras muchas os aguardan en un otoño mágico en Mojácar.

 Vigilar por si vienen piratas

El sendero de la mena  Macenas, se encuentra en Mojácar y es uno de nuestros lugares recomendados  para aquellos a los que les gusta la aventura de caminar por un sendero , en el que al final hay premio.

Abandonamos el paseo marítimo en dirección al sur, y continuado la línea de la costa el sendero de la mena nos conduce a través de un paseo muy agradable, hacia las playas protegidas de Mojácar.

El premio es llegar a la Torre Vigia del Pirulico o del Peñón, una atalaya de origen Nazarita a la que hay que subir para otear el horizonte.

La torre fue construida como sistema de vigilancia de la costa, en época medieval, y son ahora nuestros niños los que vigilarán,  por si los piratas berberiscos osaran volver.

Golf joven y Golf en familia, con vistas al mar.

Jugar al golf es para todos los públicos y en Mojácar, gracias al clima y a Marina Golf, es aún más fácil.

En Mojácar apuestan por los programas de Golf Joven y Golf en Familia, promocionando este deporte como el único en el que padres, hijos e incluso abuelos pueden jugar y competir juntos.

Si a esto le sumamos la oferta hotelera de alta calidad que encontramos junto al campo de Golf (Hoteles especializados en familias) y la propia  playa de la Marina de la Torre, un lugar ideal para jugar o para  relajarse. Tanto el campo de Golf como los hoteles junto a el tienen una magnífica vista al mar.

Preparándonos para conocer el mediterráneo

Los niños pueden aprender a ser futuros buzos con los cursos a medida de Buceo Mojácar. Conocer las técnicas de inmersión es posible desde muy jóvenes, utilizándose la piscina como lugar ideal y seguro para familiarizarse con el equipo y con las habilidades necesarias para la inmersión.

Aprender desde pequeño, como para todo, es una gran ventaja.   A partir de los 12 años ya podrán salir a bucear al mar y descubrir todo un universo submarino.

Más información en www.mojacar.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *