Gran Canaria: una naturaleza inmensa

 

Gran Canaria tiene luz propia y eso se nota cuando llegan las vacaciones y son muchas las familias que eligen esta isla como destino. ¿Cómo no hacerlo? Tiene un clima suave todo el año, por lo que podemos hacer una escapada en cualquier momento, y cuenta con desiertos, bosques, playas y montañas en las que vivir mil aventuras. Es realmente imposible aburrirse en Gran Canaria.

Una naturaleza especial

Casi medio terreno de Gran Canaria pertenece a una Reserva de la Biosfera por la UNESCO gracias a esa biodiversidad de la que te hablábamos en la introducción. Este título es la garantía de que esos paisajes van a estar protegidos y no se van a modificar, al menos por la mano del hombre. De esta forma, podemos seguir la línea de la Historia de estas zonas en base a su terreno, su flora y su fauna.

Como imaginarás, Gran Canaria es un pequeño continente en miniatura y cuyo paisaje va cambiando conforme nos movemos de un sitio a otro. Estamos en la playa y de repente nos movemos a un paisaje volcánico que parece de otro planeta para después internarnos en un bosque o pasear entre palmeras tropicales.

Para disfrutar de algunos de los mejores paisajes de Gran Canaria no podemos dejar de visitar el Parque Rural del Nublo o la Reserva Natural Especial de las Dunas de Maspalomas. Pero no os quedéis solamente en esto lugares: explorad la isla, vivir aventuras y descubrid juntos rincones increíbles durante nuestras vacaciones.

Una aventura al día

¡O más! El clima de Gran Canaria permite que podamos ir en cualquier época del año para participar en cualquiera de las actividades al aire libre que tienen lugar en la isla. Desde recorrer senderos a pie o en bicicleta hasta ver delfines y ballenas desde un barco o aprender surf.

De hecho hay tanto donde elegir que podemos dedicarnos a lo que ya sabemos que nos gusta y nos divierte o lanzarnos a compartir nuevas experiencias en familia que harán que nuestras vacaciones sean inolvidables. Tenemos a nuestra disposición monitores profesionales que nos darán las instrucciones necesarias para lanzarnos a una nueva aventura siempre dentro de las medidas de seguridad para divertirnos sin preocupaciones.

Turismo de interior

Sí, los paisajes de Gran Canaria son increíbles y, además, han permitido que se conserven actividades tradicionales de la isla que podemos conocer hoy en día. No solo se ha conservado el entorno natural sino costumbres y tradiciones que descubriremos recorriendo algunos de los encantadores pueblos de interior de Gran Canaria.

En estos pueblos encontraremos alojamientos llenos de encanto en forma de pequeños hoteles o casas rurales desde los que ir de excursión y explorar los rincones más recónditos de Gran Canaria. Os recomendamos no perderos las casas-cueva.

Algunos de estos pueblos son Mogán, Tejeda, Agaete o Teror, donde disfrutaremos de la vitalidad, la hospitalidad y la generosidad de los habitantes de Gran Canaria, siempre dispuestos a recibir a las familias con hijos con los brazos abiertos y a demostrarlos cuál es la esencia de la isla.

Playas de todo tipo

Las playas de Gran Canaria son muy seguras para el baño con niños y además, están equipadas con todas las comodidades como sombrillas, juegos infantiles, duchas, aseos… Estas playas tienen una arena limpia y aguas claras y nos harán creer que estamos en un auténtico paraíso.

Pero en estas playas no solo nos podemos bañar. En torno a ellas hay actividades como la pesca de altura, navegación, submarinismo, windsurf, pesca deportiva…. Las playas cuentan con las infraestructuras necesarias para poder dedicarnos a estas actividades con comodidad y asesorados por profesionales.

Elegir una playa dependerá de nuestras preferencias. ¿Queremos ver impresionantes dunas de arena? Vayamos a Maspalomas. ¿Preferimos animación y ambiente? Entonces es mejor Las Canteras. ¿Buscamos tranquilidad y relax? La playa virgen de Güigüi es nuestra mejor elección.

Y si queremos cambiar de paisaje es tan fácil como hacer una ruta de senderismo entre montañas o irnos con la bici hasta algún palmeral.

Un gran parque temático familiar

Esto es lo que es realmente Gran Canaria debido a sus numerosas opciones de ocio. Por ejemplo, podemos visitar alguno de los parques botánicos-zoológicos inmersos en el territorio como el Jardín Canario, donde veremos distintas especies dentro de un mismo sitio.

En el Museo-Parque Arqueológico de la Cueva Pintada de Gáldar aprenderemos todo acerca de la vida cotidiana de los primeros pobladores de las Islas Canarias que dejaron su huella en Gran Canaria.

Otro lugar para visitar es la Casa de Colón y que a los niños les entretiene un montón. A través de distintos objetos y salas podrán aprender un montón de cosas acerca del descubrimiento de América. Además, les encanta saber que Colón vivió realmente en ese lugar.

En el Museo Canario seguiremos los pasos de los primeros pobladores de Gran Canaria y en el Museo de la Ciencia disfrutaremos como enanos en sus espacios interactivos creados en especial para los niños. Allí podrán tocarlo todo y experimentar así que la diversión para los más pequeños de la casa está asegurada.

Y para pasar tiempo al aire libre podemos ir a la Finca de Osorio en Teror, al Pinar de Tamadaba o a las zonas de Tirma en Cumbre, así como a la Charca de Maspalomas. Allí veremos la flora y la fauna de Gran Canaria en todo su esplendor y sin intervención de la mano humana.

¿Pensabas que ya era todo? Todavía hay más. En Gran Canaria hay parques temáticos con distintas ambientaciones para escoger lo que más nos guste. Cactualdea es un parque temático dedicado a los cactus y a las palmetas. En Palmitos Park pasearemos entre orquídeas y aves. Para los más atrevidos tenemos el Parque Los Cocodrilos, especializado en cocodrilos, caimanes y otros reptiles.

Seguimos: en Sioux City encontraremos un auténtico poblado del Oeste Americano con sus casas, la iglesia, el rancho, el saloon, el banco… A los niños se les queda la boca abierta al ver a los vaqueros paseándose y al descubrir la aldea de los indios un poco más allá.

Si nos gusta explorar y tenemos un espíritu intrépido podemos recorrer los caminos reales, esos senderos escondidos por los que caminaban los aborígenes de Gran Canaria. Si preferimos un entorno más acuático, vayamos a navegar a bordo de un barco con suelo transparente para poder ver a las ballenas y a los delfines e incluso hacer excursiones submarinas. Además, también podemos dar un paseo en dromedario por el paisaje desértico y lleno de dunas de Maspalomas.

Todavía no se nos acaban las opciones: el parque acuático Aqualand o el parque de atracciones Holiday World son más ejemplos del tipo de entretenimiento y diversión que podemos encontrar las familias en Gran Canaria.

Un paseo por Las Palmas de Gran Canaria

Hemos recorrido playas y senderos, escalado montañas, recorrido dunas… y ahora tenemos que ir a la capital de la isla, una ciudad en la que la Historia está viva y respira en cada esquina.

Las Palmas se caracteriza por tener una personalidad muy fuerte y marcada por la arquitectura colonial que se aprecia en edificios como la propia Catedral o la Casa de Colón. En Gran Canaria hubo un gran cruce de culturas que todavía hoy se aprecia en las huellas que cada una de ellas dejó en la ciudad.

La vida tradicional se mezcla con la cosmopolita de una forma natural: los modernos espectáculos del Auditorio Alfredo Klaus se combinan con el duro trabajo de los pescadores que se ocupan de sus herramientas tras una jornada de pesca en alta mar.

Además, es una buena ocasión para sentarnos a comer y a charlar de todo lo que hemos visto y hecho. Podemos explicarles a los niños quién fue Colón y cómo fue el descubrimiento de América. Después, podemos pasear hasta la playa y observar a los bañistas, los artistas callejeros o los que aprovechan la paz del mar para hacer yoga al atardecer.

Para descubrir el origen de la ciudad tenemos que dirigirnos hasta el barrio de Vegueta con sus edificios del siglo XV que fueron habitados por los primeros artesanos andaluces que llegaron a la isla. También sabremos de las aventuras del corsario Van der Does o de dónde estaban las carabelas de Cristóbal Colón.

Si estamos por allí en domingo, además, podremos dar una vuelta por el mercadillo artesanal para ver antiguos oficios como la cestería tradicional de Gran Canaria y probar el auténtico dulce de batata y el redondo pan dulce.

Una gastronomía tradicional

La gastronomía de Gran Canaria tiene algo especial y es que fusiona elementos tradicionales de la isla con los que llegaban desde el otro lado del mar. Esta mezcla se lleva haciendo 500 años y ha dado lugar a la deliciosa variedad gastronómica que encontramos hoy en la isla.

El clima de Gran Canaria da lugar a tomates, manzanas, aceitunas, frutas tropicales, naranjas y plátano dulce y en sus aguas se consigue una enorme variedad de pescado que adquirir en los mercados.

Además, tenemos que probar el queso de flor, sabroso y fuerte así como el bienmesabe, un dulce hecho con yema de huevo, almendra, azúcar y canela que encandilará a los más golosos de la familia. Y, claro, sí o sí hay que parar a comerse unas “papas arrugás” con mojo picante o dulce.

En Gran Canaria no hay lugar para que las familias con hijos nos aburramos ni un minuto. La diversión en unas vacaciones en familia está asegurada en esta isla en la que siempre hay algo con lo que maravillarse.

www.grancanaria.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *