Familia, este año… #DestinoLa Palma

Las vacaciones son el momento esperado todo el año y son, por supuesto, para disfrutarlas con las personas que más nos importan en la vida: tu familia.

Es por ello por lo que tendemos a buscar destinos que cubran todas las exigencias y peticiones, aficiones de todos y cada uno de los miembros de nuestra familia. Queremos que todos nos divirtamos juntos y vivamos momentos inolvidables, vivir una aventura en familia. Y La Palma es un lugar ideal para que grandes y pequeños disfruten de  unas vacaciones aventureras.

Adentraos en “la selva”

Coged las mochilas, las botas de caminar, los bastones, la gorra y la cámara, agua y comida y la indumentaria adecuada. ¡De excursión a la “selva”!

Una de esas “selvas” es el Cubo de la Galga (PR LP 5.1), en el municipio de Puntallana. A lo largo de la carretera LP-1 en dirección norte, tras pasar el barrio de la Galga y el túnel posterior a él, a la izquierda encontraréis una cabaña con un amplio aparcamiento. Es el inicio de la ruta. Unas 2 horas y media de dificultad fácil os esperan en medio de helechos, vegetación de laurisilva… Mirad a un lado y al otro, jugando a comparar los helechos y ver cuál es más grande, más impactante.

Otra opción, no lejos de aquí, es parte del PR LP 6 desde el Centro de Interpretación del Bosque de los Tilos hasta el Mirador del Espigón Atravesado, de dificultad fácil (no más de media hora nos llevará la ida y otro tanto, la vuelta). Situado en el municipio de San Andrés y Sauces, llegaréis también a través de la carretera LP-1, primero y, justo antes del gran puente que os lleva al núcleo urbano, veréis claramente la desviación a la izquierda. Podéis empezar visitando el Centro de Interpretación y aprendiendo qué es la laurisilva, cómo es la paloma rabiche o la turqué. A continuación, iniciad el sendero, adentrándoos en el verdor más espeso y exuberante que hayáis visto en vuestra vida. Jugad a buscar el escondite favorito de los duendes o de los elfos… Tendréis la sensación de que os están mirando, haciendo travesuras, escondidos debajo de los grandes helechos. Y, finalmente, tras la tupida vegetación, se abre ante vosotros el claro del Mirador del Espigón Atravesado, con esa sensación de que estáis en el interior de una catedral de la naturaleza con una cúpula de sol y montañas. Ah… y no os dejéis atrás la inmensa cascada del entorno.

En busca de los árboles milenarios

En el municipio de Villa de Garafía, concretamente en el barrio de las Tricias, encontraréis cerca de la plaza la señalización del sendero que os lleva a Buracas, el GR 130.1. De una dificultad fácil-media, una hora y media de camino nos espera de ida y otro tanto de vuelta. Cuando lleguéis a los imponentes dragos, situaros debajo y, simplemente, mirad hacia arriba. Os sentiréis tan pequeñitos. Continuad la senda para jugar a ver quién elige el drago más bonito, más elegante. Y, al regreso, una paradita en el Centro de Interpretación del Gofio, en el singular molino que evidencia su presencia. Aprenderéis algo más de este alimento tan importante en la dieta isleña.

Entre volcanes (o dentro de ellos)

En una isla volcánica… no podéis dejar de caminar entre volcanes, pisando fuerte cada colada de lava y dejando vuestra impronta en el terreno para que el calor y la energía de los volcanes os acompañe.

La ruta puede empezar en el Centro de Visitantes del Volcán de San Antonio, en el sur, en Fuencaliente. Una visita al centro os acerca a la vulcanología y os permite dar un paseo por el cráter de dicho volcán, disfrutando de unas vistas fantásticas. Proseguid bajando hacia el Teneguía, el último volcán (en superficie) en España. Foto con el volcán al fondo… Foto recorriendo el volcán… Foto a la boca del volcán… Fotos y más fotos que inmortalicen esa aventura.

Podéis continuar hacia la costa, en una ruta que os llevará un total de 2,5 horas y dificultad media (todo el tiempo descendiendo) y que os regalará la incomparable estampa de las salinas, el mar, el faro. La de risas y carreras que echaréis por ese sendero.

Si queréis, también podeís hacer otra parte de la ruta iniciando desde el Refugio del Pilar y llegando hasta el cráter de Hoyo negro.

Y otra visión muy bonita también es el interior de la tierra. Para ello visita el Centro de Interpretación Caños de Fuego que incluye una visita a una parte del tubo volcánico. En sus paneles informativos podréis entender esta parte tan fascinante de la naturaleza de la isla.

Caminando entre pinos

Hay una visión en La Palma que es única y que no os debéis perder: la vista a la Caldera de Taburiente desde el Mirador de la Cumbrecita. Tendréis la impresión de estar dentro de un cráter, disfrutando de sus pinos, sus cumbres… Maravilloso.

Podéis consultar todos estos senderos en la web oficial www.senderosdelapalma.es.

En bici por La Hilera de La Cumbre

La Palma cuenta con una red de rutas en bici de todos los niveles. Las hay desde fáciles hasta difíciles. Os proponemos una sencilla pero hermosa ruta: la Hilera de la Cumbre, ese punto que divide la isla en dos y que permite, por un lado, ver el este y, por el otro, el oeste. Y, al fondo, la majestuosa Caldera de Taburiente. Así que… casco en la cabeza y a recorrer  la hilera en fila india.

Tenéis otra agradable opción en bici: del área recreativa de la Pared Vieja al Tunel. Un agradable paseo en bici entre vegetación de medianías. Disfrutaréis haciendo de botánicos al aire libre y en familia. Y, al finalizar, disfrutad de un merecido picnic en el inicio de la ruta, una de las áreas recreativas más bonitas y completas de la isla.

Podéis consultar el recorrido en la web www.senderosdelapalma.es.

¡Al agua patos!

La Palma es una isla y, como tal, tiene playas. Pero, además, tiene, también, piscinas naturales.

Playas como Bajamar (Breña Alta), Los Cancajos (Breña Baja), Puerto Naos y Charco Verde (Los Llanos de Aridane), Puerto de Tazacorte (Tazacorte), Echentive y El Faro (Fuencaliente), harán las delicias de la familia. Pero más aún las harán las piscinas naturales de Charco Azul (San Andrés y Sauces) o La Fajana (Barlovento).

No os privéis de nada: de hacer castillos de arena negra, de chapotear en el agua, de estudiar el fondo marino con gafas y tubo, de disfrutar del sol… No hay nada mejor que pasar un día de playa en familia.

Sin tiempo para aburrirse

DCIM101GOPRO

¡Todos a bordo, os esperan delfines, peces voladores…!

En el Puerto de Tazacorte, oeste de la isla, os esperan atractivas embarcaciones que os llevarán a lo largo de la costa oeste para disfrutar de ella y de los “dueños” del territorio, esto es, delfines y peces voladores que os deleitarán con sus carambolas y sus saltos, acompañándoos, como fieles guardianes,en vuestra aventura. Lo que os vais a divertir con expresiones como: “mira, mira… a la derecha he visto uno”,  por aquí, por aquí… vienen por aquí”.

¡A remar!

Os esperan también piraguas que os regalan la visión de la costa de Fuencaliente. Todos juntos, remangaos las mangas y a remar… La de chillidos de alegría que vais a soltar al sentir el agradable frescor de las olas en vuestras caras o esos “ohhh” al entrar en cuevas en la misma costa.

A estudiar el cielo

Por la noche en La Palma, hay que levantar la vista al cielo. Os asombrará la cantidad de estrellas que podréis ver y si, además, contratáis los servicios de alguna empresa especializada, la experiencia será tan completa que os sentiréis como verdaderos astrónomos. El cielo de La Palma es la mejor enciclopedia astronómica para vuestros hijos y para vosotros mismos.

www.visitlapalma.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *