Extremadura. Como es natural

Extremadura, la tierra de conquistadores, hará honor a su leyenda y conquistará a quien se adentre en ella. Sus espacios naturales son verdaderas joyas que podremos disfrutar, por ejemplo, practicando senderismo. Sus valores culturales son también de primer orden. En definitiva, un viaje muy recomendable.

El agua es protagonista en los espacios naturales, y esto se traduce en que Extremadura es la región española con más kilómetros de costa interior. Predomina la dehesa, ecosistema natural que conjuga explotación de recursos naturales con respeto al medio ambiente.
Entre sus espacios naturales más significativos cabe destacar el Parque Nacional de Monfragüe, en la provincia de Cáceres, y el Parque Natural de Cornalvo, en la de Badajoz, donde perviven las más puras manifestaciones de la vida animal y vegetal del bosque mediterráneo.

El sector turístico ha cobrado, en los últimos años, una importancia fundamental, tanto que el sector servicios ha desplazado al sector primario, tradicionalmente primera fuente económica de la región.

Las vías verdes son las ideales para disfrutar practicando cicloturismo o simplemente pasear contemplando las maravillas paisajísiticas. Vía Verde es una marca, y cuyo cometido es rehabilitar antiguas vías de ferrocarril para reconvertirlas itinerarios cicloturistas y senderistas. No solo existen en Extremadura: las tenemos en todo el país, y organizan actividades familiares, como concursos de dibujos o excursiones programadas.

Joyas monumentales

Extremadura cuenta con un valor patrimonial de primera magnitud, resultado de las sucesivas culturas que históricamente se han instalado en el territorio. Mérida es sinónimo de monumentalidad, gracias a joyas como su impresionante Teatro Romano, que es año tras año importante escenario cultural, su Museo Nacional de Arte Romano, y un sinfín de otros monumentos de gran valor histórico-artístico.

En Cáceres encontramos uno de los conjuntos artísticos y monumentales más impresionantes y mejor conservados de la Península Ibérica y de Europa, el tercer Conjunto Monumental de Europa. Por último, nos detenemos en Guadalupe, que esconde entre sus muros un interesante patrimonio histórico artístico de gran admiración nacional e internacional, donde se sitúa el Real Monasterio.
Resulta muy interesante también conocer las fiestas extremeñas. La originalidad de los festejos han sabido guardar, algunos durante siglos, la belleza de sus momentos principales, aúnan en un sentimiento festivo a todo un pueblo.

Gracias a estos valores, el sector turístico ha cobrado, en los últimos años, una importancia fundamental en Extremadura, tanto que el sector servicios ha desplazado al sector primario, tradicionalmente primera fuente económica de la región.

Con nuestros hijos

Extremadura es un destino idóneo para nosotros, que viajamos con nuestros hijos. Sus rutas para senderismo se caracterizan por ser, en su mayoría, de corto recorrido y por no alejarse demasiado de las ciudades. De esta forma, podemos entrar en contacto con la naturaleza sin invertir demasiado tiempo y sin cansar a nuestros pequeños.

Cada ruta será un paseo por la historia, y resulta conveniente aprovechar estos paseos para estimular a nuestros hijos, contándoles historias del lugar y alentándolos a apreciar la naturaleza. Será una apuesta segura para convertir un pequeño paréntesis en un verdadero viaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *