Cáceres. Nuevas experiencias para todos

 

Cáceres es una provincia que guarda sorpresas en cada rincón. La cultura y la naturaleza se dan de la mano en una región conocida por la amabilidad de sus habitantes y por una gastronomía tradicional deliciosa. No esperemos más para ir rumbo hacia allí con nuestra familia y conocer qué es lo que nos tiene reservada esta tierra.

Rutas a caballo

La belleza del entorno natural de Extremadura y sus dehesas se puede disfrutar en un agradable paseo a caballo. Tanto si es la primera vez que montamos a caballo como si ya lo hemos hecho antes, será una experiencia en familia con la que poder construir nuevos recuerdos juntos.

Además, no será necesario que nos alejemos demasiado de las zonas urbanas así que es una actividad perfecta para combinar con alguna visita cultural. Existe una gran cantidad de rutas entre las que podemos elegir y siempre iremos acompañados por monitores, algo esencial si nunca hemos cabalgado.

Los Hornos, centro de recuperación de fauna y educación ambiental

Este centro lleva 18 años dedicado al cuidado y recuperación de la fauna salvaje de la zona de Sierra de Fuentes, y a acercar a la sociedad el problema de conservación de las especies amenazadas. Podremos ver linces ibéricos, águilas imperiales, buitres leonados, nutrias, ginetas… acompañados de un monitor que nos irá explicando cada caso en concreto. Es una ocasión ideal para que los niños comprendan la importancia de cuidar el medio ambiente.

También podremos visitar el área de interpretación botánica. Allí descubriremos cuáles es la flora amenazada de Extremadura y qué se está haciendo para protegerla.

Viendo las estrellas

Cada día son más las familias que se deciden por el astroturismo, otra forma de conectar con la naturaleza cuando todo el mundo parece dormir. Acompañados siempre por expertos profesionales podemos hacer rutas nocturnas para disfrutar de la paz y el silencio del entorno mientras aprendemos acerca de las estrellas y los satélites.

Algunos parajes en los que disfrutar de los cielos nocturnos son el Parque Nacional de la Reserva de la Biosfera de Monfragüe, la Reserva de la Biosfera Transfronteriza Tajo-Tejo Internacional, el Geoparque Mundial de la UNESCO Villuercas-Ibores-Jara o el Parque Cultural Sierra de Gata.

Esta actividad, además, tiene más posibilidades que las que se ven a primera vista ya que podemos ver el atardecer y disfrutar del cielo nocturno mientras degustamos las delicias gastronómicas de la zona e incluso recorrer esos paisajes en 4×4 para tener una experiencia distinta.

Escalar en rocódromo

Otra cosa que podemos hacer en familia es ir al rocódromo Cereza Wall, en Plasencia, a ponernos a prueba y a pasarlo bien intentando superar récords personales. No nos tenemos que preocupar si no tenemos experiencia o si nos vemos bastante menos ágiles que nuestros hijos, ya que tendremos monitores a nuestra disposición que nos ayudarán en lo que necesitemos. Además, también podemos probar otro tipo de deporte y ejercicio novedoso y divertido como saltar en Kangoo Power o incluso llevar a los más pequeños a talleres en los que además de jugar y divertirse, se les ayude a mejorar la movilidad y su motricidad.

GEOsenderismo

Existen distintas rutas de senderismo que nos harán descubrir algunos de los rincones más hermosos del entorno natural de Extremadura. Algunas de ellas son perfectas para recorrer en familia gracias a sus características.

En el Geoparque Mundial de la UNESCO Villuercas-Ibores-Jara encontramos algunas de ellas como, por ejemplo, la Ruta de Isabel la Católica. Tiene una longitud de casi 14 kilómetros que se recorren en, aproximadamente, unas 3 horas. Es un itinerario de montaña por el que transitaremos por el cañón del río Ruecas, visitaremos las pinturas rupestres de la cueva de Álvarez, atravesaremos bosques de alisos, pinos y castaños y saludaremos a El Abuelo, un árbol centenario que nos marcará el camino hasta la ermita de de Santa Catalina y sus fabulosas vistas.

Una ruta aún más sencilla es la Ruta de la Ortijuela con 1 hora y 40 minutos de duración aproximadamente y que no llega a los 6 kilómetros. Pasaremos junto a una fortaleza musulmana, cruzaremos bosques de encinas, alisos y alcornoques y pasaremos por la garganta de Santa Lucía. Además de cigüeñas negras, halcones peregrinos y buitres leonados, también veremos restos fósiles y galerías verticales de animales marinos.

Por último, recomendamos la Ruta de las Pinturas Rupestres de Berzocana, un sendero circular de 3,6 kilómetros que se realiza en torno a 1 hora y media aproximadamente. Este camino nos llevará hasta los farallones de los canchos de Las Sábanas, un lugar geológico espectacular en el que se encuentran los tres abrigos que contienen las pinturas rupestres de más de 5.000 años de antigüedad. Eso sí, no es adecuado para niños demasiado pequeños porque hay tramos con desniveles con piedras sueltas.

Visita al Centro de Interpretación de la Reserva de la Biosfera de Monfragüe

La Reserva de la Biosfera de Monfragüe se extiende por 14 municipios y ocupa más de 116.000 hectáreas. Este territorio y sus habitantes han sabido mantener la biodiversidad de la zona y por ello, en el año 2003, fue nombrado Reserva de la Biosfera por la UNESCO. Hay más de 2.000 especies vegetales y animales que podemos conocer gracias a este centro.

En este lugar nos encontraremos con animales como el buitre negro, el águila imperial, la culebra viperina, conejos, ciervos, tejones… y aprenderemos cuál es su función dentro de este territorio y por qué es importante protegerlos. También comprenderemos el papel de la apicultura y la ganadería así como de la recogida de la bellota y el corcho para seguir cuidando el entorno y hacer que la región pueda tener actividad económica.

Diversión en el agua

La provincia de Cáceres nos ofrece también actividades de ocio relacionadas con el agua en el embalse de Gabriel y Galán, al norte de Cáceres. Una de ellas consiste en recibir clases en una escuela de vela, con profesionales que nos enseñen tanto a los niños como a los adultos a navegar en este tipo de embarcación.

También podemos probar el paddle surf incluso si no tenemos mucha experiencia ya que podemos alquilar material adecuado a nuestro nivel. Además, si escogemos una tabla grande, ¡podemos navegar todos juntos! ¿Y qué tal si damos un paseo en carrovela? Se trata de una especie de barco de vela pero con ruedas que podemos aprender a manejar en unos minutos para pasar una tarde de lo más divertida.

Por último podemos navegar en el nuevo barco que nos llevará a visitar Granadilla y el Melero. Es de tipo catamarán y tiene capacidad para 10 personas. No solo podemos navegar por el embalse sino participar en actividades de pesca o subir en el banana-boat.

Solo para amantes del queso

Si hay algo popular en Cáceres es su queso la Torta del Casar y por ello no está de más visitar alguna fábrica de queso tradicional en la zona para que los niños vean cómo se produce el queso. Además de ver paso a paso el camino que recorre la leche hasta convertirse en queso, podemos disfrutar de una degustación.

Los pequeños descubrirán los distintos tipos de queso que hay, en qué se diferencian, cómo se produce cada uno de ellos y, sobre todo, cómo saben.

Parque-Aventura en el Valle del Jerte

En pleno Valle del Jerte nos encontramos con un parque-aventura en el que cruzar puentes colgantes, subir y bajar por escaleras, deslizarnos en tirolinas, dar saltos de árbol en árbol como Tarzán o atravesar túneles y redes. Es una actividad muy divertida para compartir en familia al mismo tiempo que disfrutamos de la naturaleza en su estado más puro y los bellos paisajes del Valle del Jerte.

Estaremos acompañados por monitores en todo momento que nos ayudarán a ponernos de forma correcta el equipo de seguridad y confirmarán que conocemos las normas básicas para evitar accidentes o que nos hagamos daño. Una vez hecho, somos libres para disfrutar del parque. Y si queremos aún más emoción podemos atrevernos con una partida de paintball. VCH

Recorriendo Cáceres en barco

No podemos concluir nuestro periplo por la provincia de Cáceres sin recomendar distintas rutas en barco, perfectas para disfrutar de los paisajes, relajarnos y conocer una parte desconocida de nuestra geografía. Podemos pasear en barco para descubrir Monfragüe y, a veces, si nos portamos bien, nos dejarán llevar el timón un ratito. No solo podremos ver los riscos a ambos lados sino que si elevamos la mirada distinguiremos las figuras de los buitres sobrevolando la zona.

Otra ruta fluvial nos llevará por los Canchos de Ramiro. Durante 4 horas veremos las buitreras y el vuelo de las águilas. Dispondremos de prismáticos para ver estas aves y otras en detalle y, además, tenemos la opción de disfrutar de un picnic a bordo. Una forma estupenda de pasar una tarde de relax en familia.

Por último, navegaremos por el Tajo Internacional que nos llevará hasta Castelo Blanco en Portugal. La belleza del paisaje en esta zona es especial así como la flora y la fauna que hay en ella. El guía nos irá explicando todo lo que veamos y una vez en Castelo Blanco, tendremos tiempo libre para almorzar y visitar la ciudad antes de volver.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *