La Alpujarra granadina. Pueblos con encanto

La Alpujarra granadina es famosa por muchas cosas. Durante esta ruta visitaremos los pueblos más bonitos de la comarca haciendo las paradas necesarias para no perdernos ningún detalle y, por supuesto, para disfrutar con los cinco sentidos.

Cristina Toledo

Al sur de los montes Mulhacén y Veleta, La Alpujarra tuvo durante siglos la fama de ser inalcanzable por su situación privilegiada. Los romanos, árabes, españoles e incluso los franceses, intentaron conquistarla, pero solo los musulmanes lo lograron y se mantuvieron en La Alpujarra durante un largo periodo. Más tarde la zona pareció caer en el olvido, pero pronto esto cambiaría. Los viajeros de la época romántica volvieron a descubrir su encanto y, gracias a ellos, sus tradiciones y costumbres se han conservado hasta nuestros días.

Lo más destacable de los pueblos de la sierra son sus paisajes y la arquitectura tradicional presente en las pequeñas casas típicas, bajas, de techos de launa. Este encanto se nota por cada rincón y sus vecinos comparten sus experiencias bajo los tinaos de sus casas, todo un emblema de La Alpujarra.

La Alpujarra es un conjunto de artesanía, fauna y flora, gastronomía, senderos y paisajes preciosos de sierras y montañas, una estampa ideal para el turismo rural. La arquitectura típica alpujarreña característica por sus calles escalonadas, casitas blancas con terraos, azoteas de pizarra atrae cada año a miles de turistas de todas las edades.

Muchas posibilidades

En Andalucía, tierra de sol y calor, encontramos paisajes muy diferentes, montañas escarpadas, grandes valles, torrentes y desfiladeros, caracterizan esta región que atrae cada vez más la atención turística. La provincia de Granada combina desde el clima de alta montaña al subtropical, por lo que dispone de una gran diversidad geográfica.

La comarca de la Alpujarra granadina está formada por 32 municipios: Lanjarón (ciudad balneario), Órgiva, Cáñar, Carataunas, Soportújar, Pampaneira, Bubión, Capileira, La Tahá, Pórtugos, Busquístar, Trevélez (pueblo jamonero y charcutero más alto de la península), Juviles, Castaras, Almegíjar, Lobras, Torvizcón, Bérchules, Cádiar, Alpujarra de la Sierra, Válor, Nevada, Ugíjar, Turón, Albuñol, Albondón, Gualchos-Castell de Ferro, Polopos-La Mamola, Sorvilán, Rubite, Murtas y Lújar. A esto hay que sumar más de medio centenar de aldeas y más de 150 cortijos habitados, principalmente en la vinatera y almendrera Sierra de la Contraviesa.
Las posibilidades a la hora de hacer una ruta por La Alpujarra son innumerables. Desde Viajar con Hijos te proponemos una visita a los pueblos más destacados y pintorescos. No te lo pierdas.

Empezamos el viaje

Lo primero que debes saber es que esta ruta puede iniciarse desde dos extremos, es decir, puedes salir desde Granada o desde Almería. Y al finalizar ocurre lo mismo, puedes continuar por Guadix, con su ciudad troglodita, y volver a Granada o bien seguir hacia Almería, pasando por Ohanes.

En esta aventura la primera parada obligada es el Valle de Poqueira o lo que es lo mismo, Pampaneira, Bubión y Capileira, este último el más alto de los tres pueblos.

Pampaneira es uno de los pueblos más típicos de la Alta Alpujarra, pasear por sus estrechas calles y ver el templo gótico de Santa Cruz con su estilo mudéjar, es una experiencia inigualable. Sus abundantes fuentes y el Centro de Interpretación de la Naturaleza del Parque de Sierra Nevada son también sus puntos fuertes.

Bubión posee una llamativa arquitectura de calles empinadas y viviendas escalonadas. Los talleres artesanos son un gran reclamo para el turismo rural, por la curiosidad que despierta conocer los métodos de antaño que aún siguen utilizándose. “Hilacar” es uno de los más tradicionales de la zona.

Para concluir con el Valle de Poqueira nos encontramos con Capileira y su Museo Alpujarreño de Artes y Costumbres Populares, donde conocerás más secretos sobre la población de La Alpujarra, ya que recrea la vida cotidiana de antaño con métodos agrícolas y artesanos que perduran en la actualidad.

En cuanto al alojamiento en cualquiera de estos pueblos son típicas las casas-cuevas, uno de los grandes atractivos de Granada. Es asombroso ser el protagonista de una tradición que conserva las estructuras arquitectónicas más peculiares de Europa. Aunque si lo prefieres, el abanico de casas rurales, camping, alojamientos rurales, etc. es casi inagotable y a precios muy asequibles.

Continuamos la aventura

Una visita a la famosa Fuente Agria es más que recomendable para todos los amantes de la naturaleza. El agua de la Fuente Agria es conocida por curar las anemias aunque tiene un sabor muy fuerte y no todos pueden soportarlo. Llama mucho la atención su color naranja por el alto contenido en hierro que tiene. Y, por supuesto, una parada en Pórtugos, con su famoso barrio morisco, situado entre Capileira y Trevélez.

Saborear el jamón serrano de La Alpujarra es otro de los grandes placeres de La Alpujarra, por eso debes hacer un alto en el camino en Trevélez, el lugar ideal para la producción del famoso jamón ibérico por su clima seco y frío. El prestigio de este producto viene de siglos, pues era un plato esencial en las mesas de los miembros más exigentes de la Corte Real. Si te atrae la idea, una visita a los secaderos de jamones puede ser algo diferente y atractivo. Trevélez además, es el pueblo más alto de España, a sus 1.500 metros, dividido en tres barrios, es la base para aquellos que quieran ascender desde el sur al pico Mulhacén.

Por último, te recomendamos que no pases por alto Cádiar, “el ombligo” de La Alpujarra con alojamientos turísticos muy peculiares, como la Alquería de Morayma. El origen de su nombre está basado en las tradicionales alquerías andalusíes y en homenaje a la esposa de Boabdil, último rey de Granada y descendiente de la dinastía nazarí. Su espacio se completa con una amplia biblioteca, una bodega tradicional y varias secciones museísticas, con piezas etnológicas y arqueológicas muy interesantes.

Información útil

Las buenas temperaturas se suceden casi todo el año, por eso casi cualquier época es buena para visitar la Alpujarra. En primavera por las flores que están por todas partes, en verano por su frescura y buen ambiente, en invierno por la tranquilidad y los maravillosos paisajes nevados y en otoño, por los colores de sus árboles otoñales preparándose para la caída de las hojas y, también la castaña y el nogal, están dando su fruto. Para completar tu viaje puedes visitar Sierra Nevada, con una de las mejores estaciones de España, y disfrutar con tu familia de un divertido día de esquí o snowboard. Si prefieres esperar al verano, puedes enlazar tu viaje con la visita a la costa y terminar dándote un baño. Para los amantes de la naturaleza, además de las rutas gastronómicas, en esta zona son típicas las actividades a caballo y el senderismo o, incluso, los paseos en bicicleta para explorar todos los misterios que esconden sus rincones.

1 comment

  1. José Luis

    Bonito reportaje de la Alpujarra que geográfica y administrativamente afecta a las provincias de Granada y Almería, estando la comarca de la Alpujarra al sur del sistema penibético en Sierra Nevada España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *