Vallnord – Pal Arinsal: paraíso blanco y adrenalina para toda la familia

Uno de los destinos imprescindibles para las familias se encuentra en Andorra, en el pueblo de la Massana. Se llama Vallnord – Pal Arinsal y guarda en sus adentros todo lo que puedan desear los pequeños y los mayores que los acompañan: nieve, un entorno natural incomparable y la lista de actividades y propuestas más completa, didáctica y divertida. Si este verano no has podido descubrir sus numerosas propuestas de aventura, retrásalo al que viene. La espera no será dura porque este paraíso natural también es el mejor destino cuando llega la nieve.

El valle de la Massana, en el Principado de Andorra, alberga la estación de esquí creada y pensada para las familias: Vallnord – Pal Arinsal. Ellas y su disfrute de las mejores vacaciones imaginadas son el objetivo que hace mover al equipo del dominio, que cubre todas las necesidades para que cada uno en particular y todos juntos se diviertan de la forma más cómoda.

Las pistas de esquí de Vallnord – Pal Arinsal son el mejor lugar para que los niños tengan su primer contacto con la nieve, ya sea experimentando y jugando en la guardería o con el amplio grupo de profesionales que ejercen de monitores en la estación y que cuenta, como herramienta indispensable, con las mejores instalaciones para que los niños se adentren en el mundo blanco, el Jardín de Nieve. Se trata del mejor espacio para un primer contacto con el esquí que, además, está acompañado por los personajes favoritos de los futuros grandes esquiadores: Pocoyó y su pandilla.

 

El paso siguiente, o para los que ya han hecho sus pinitos en la nieve y piden más, tiene dos caminos válidos para niños y no tan niños. Por un lado, se encuentran las tres escuelas de esquí alpino y snowboard con centenares de monitores titulados, que se distribuyen entre el pie de pistas de Pal, el Coll de la Botella y Arinsal. Las clases puede tomarlas la familia entera, en el caso de aquellas que deseen descubrir unidas este deporte de ensueño. Pero también pueden ser individuales. La escuela se adapta a la necesidad del esquiador incipiente. Por el otro lado, la opción estrella de la estación: Snowplus y sus mil propuestas para aprender o mejorar el esquí, los valores que lo integran y compartir los mejores momentos con nuevos amigos. Además, este servicio se ofrece por semanas, por lo que la familia puede disfrutar de sus vacaciones, por ejemplo, de Navidad o de Carnaval en la nieve; mientras unos aprenden en la mejor compañía y entorno, los otros disfrutan de los 63 kilómetros de pistas y servicios que les depara la estación.

En concreto, las montañas de emociones de Vallnord – Pal Arinsal comprenden medio centenar de pistas de esquí que, progresivamente cada invierno, se mejoran con la instalación de nuevos cañones de nieve, su ampliación y la renovación de la maquinaria que las mantiene. Estas 707 hectáreas están conectadas, además, por 31 remontes automáticos entre los cuales se incluyen la telecabina de la Massana, que une el centro del pueblo con el pie de pistas y las convierte en las más cercanas al centro urbano, y el teleférico de Arinsal. Este último no sólo tiene capacidad para 52 personas, sino que une los dominios de Pal y de Arinsal en cinco minutos para que se disfrute indistintamente de todas las pistas, las áreas de freeride o los itinerarios de esquí de montaña. Todo en una estación.

Vallnord, más allá del esquí

Vallnord – Pal Arinsal tiene sitio para todo el público y para todas las edades, por lo que aquellas familias que no esquíen no deben preocuparse, pueden disfrutar igualmente, y mucho, de la nieve. El dominio de la Massana incluye entre su oferta las actividades más apetecibles que pueda imaginarse para un día en la nieve. Así, la jornada puede escoger para empezar el día cualquiera de los tres itinerarios de diferente nivel del parque de cuerdas. Después de esta experiencia única saltando entre los pinos nevados, una excursión en raquetas o, para el que no le queden fuerzas, una vuelta en mushing, el trineo conducido por perros. Para finalizar la jornada, después de coger fuerzas, la novedad de la temporada: los 340 metros del Big Zip, la tirolina que ofrece vistas de pájaro de la estación y que más gusta a todo el mundo. El día no se termina cuando cierra la estación y las dianas del tiro al arco o las especiales bicis con esquí en lugar de rueda para la actividad de ski bike se guardan para el día siguiente.

Cuando el día de esquí se acaba, en Vallnord – Pal Arinsal sigue la actividad para para seguir disfrutando juntos y de la nieve. Es el momento, de hecho, en el que empiezan algunas de las actividades favoritas de toda la familia. Un ejemplo son las motos de nieve y las excursiones con experimentados conductores por las montañas de Pal, que se nos ofrecen casi desiertas para nuestro gozo. Otro ejemplo son las apreciadas salidas en snowretrack que, con cabina equipada con calefacción, conducen la familia entera hasta el restaurante ubicado a 2.200 metros de altura y con mejores fondues de Andorra, el Pla de la Cot.

Gastronomía incomparable

Vallnord – Pal Arinsal no sólo es conocida por ser un espacio ideal para todos los grupos de edades, con cualquier nivel de esquí y con la intención de pasar un gran día de adrenalina o simplemente disfrutar de la natura, el sol y la nieve en si espacio idílico. La estación también es muy apreciada por toda la oferta culinaria que incluye por doquier. Decenas de restaurantes distribuidos por las diferentes áreas harán que las fuerzas nunca decaigan para seguir descubriendo al máximo el dominio.

Desde el desayuno más completo y deliciosamente dulce hasta una primera comida del día a base del bocadillo más sorprendente, preparado con el cariño del que sabe el día que viene por delante. Esquiar y las montañas abren el apetito y en Vallnord – Pal Arinsal son conscientes de ello. El olor de las exquisiteces que se preparan en todas las cocinas de las instalaciones, satisfará también el sentido del gusto. Esto está garantizado porque existe una oferta gastronómica para cada paladar, unas ofertas que se moldean en función del bolsillo y un menú pensado para cada miembro de la familia, sea cual sea su preferencia y necesidad.

Así, alrededor de la estación pueden encontrarse desde el bar – restaurante en el que tomar algo rápido para no perder un minuto de esquí, hasta la más sabrosa carne a la brasa, acompañada por verduras hechas al mismo estilo o las bravas más buenas, si no se sucumbe a la predilecta patata frita. Entre ambas opciones existen muchos puntos intermedios: el self – service con sello bio bio, pizza al horno amasada en la estación, pescado fresco con las mejores recetas de los chefs de Pal Arinsal o el combinado de sándwich que uno prefiera para agilizar el parón para comer y seguir deslizándose montaña abajo.

EL VERANO, MÁS DIVERTIDO, COMPLETO Y ESPECIAL

Vallnord – Pal Arinsal no está catalogado en vano entre los destinos familiares favoritos. Una vez finalizado el invierno, la estación sólo cierra sus puertas el tiempo justo para que la nieve se deshaga por completo e iniciar la temporada de verano, las actividades de aventura y el deporte más divertido y apto para todos, la BTT.

Si hasta hace poco era un deporte desconocido para muchos o visto como imposible por otros, Pal Arinsal rompe esta imagen y lo acerca a todos ellos con el mejor bike park del sur de Europa, Vallnord Bike Park la Massana. Y con las mismas dos triunfantes vías que ofrece en invierno, da la posibilidad de adentrarse en esta divertida disciplina con la montaña como escenario. Así, Snowplus adapta sus servicios de invierno a los meses de verano ofreciendo hasta las colonias más especiales para que los pequeños pasen el mejor verano aprendiendo, divirtiéndose, practicando deporte… Además de sus semanas temáticas, no abandona su finalidad primordial de hacer que la familia entera disfrute en conjunto, por lo que una de sus propuestas favoritas son las clases colectivas, con cursos de iniciación, excursiones y diversión incluidos y seguros.

Por su lado, la escuela de Pal cambia los esquís por ruedas en verano para ofrecer paquetes de clases de mountain bike tanto individuales como colectivas y para todas las edades. De este modo, la familia al completo puede iniciarse en el mundo de la BTT o bien, simplemente, escoger la opción de disfrutar de una excursión guiada de tres horas por las incomparables vistas de la estación, ahora teñidas de verde y con el cómodo transporte de una bicicleta eléctrica.

Vallnord Bike Park la Massana es sede de la gran Copa del Mundo UCI de MTB y otros grandes eventos, por lo que es evidente el protagonismo que este deporte ha asumido. Sin embargo, las montañas de la estación esconden entre sus valles los mejores caminos, los más bonitos y tranquilos senderos para que toda la familia haga excursiones con la seguridad de tener las mejores indicaciones y estar asegurados por Alpify. Además, buena parte de los numerosos itinerarios parten del Planell de Pal, centro neurálgico de la estación, por lo que antes de arrancar, podréis disfrutar de un viaje en la telecabina que sale desde el centro del pueblo y poneros las botas tomando un delicioso desayuno en la amplísima y soleada terraza del Xiringuito o bien tomar un chocolate y un café en El Expreso, guardando espacio para tomar un riquísimo menú a mediodía.

Una de las novedades que Vallnord – Pal Arinsal ha tirado adelante y que, junto con propuestas como los viajes en teleférico o las clases de BTT más ha triunfado es el Pump Track. Se trata de un circuito de asfalto con peraltes, una atracción gratuita en la que a lo largo del verano han practicado sus bajadas desde niños con bicicleta, monopatín o patinete hasta los mejores riders del mundo, reunidos en la estación para grandes pruebas como la Copa del Mundo de XCO y DHI o la Copa Catalana DHI.

Con todo, la opción favorita de las familias, en verano, es Vallnord Mountain Park la Massana. La razón es evidente: tiene las actividades de aventura más alegres y entretenidas que cualquier padre e hijo puedan hacer en conjunto. El parque está dotado de nada menos que una veintena de actividades, entre las que se incluyen, además de las atracciones para los más pequeños como el jump, las bajadas en kart, los castillos inflables o las push bike, los vuelos más divertidos con la tirolina Kids Zip o la Big Zip, para que a partir de los 12 años en adelante se viva la adrenalina de sobrevolar a través de 340 metros parte de una estación y disfrutar de unas vistas prestigiosas.

Para cerrar el día de una forma completa, los buggies dan todos los ingredientes para un momento de los de recordar por mucho tiempo. El primero, un paraje natural paradisíaco. El segundo, un itinerario de lo más divertido y con adrenalina. Y, por último, los instrumentos con que vivir la velocidad o, por lo contrario, pasear tranquilamente guardando en la retina las vistas, los buggies 4×4.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *