¿Qué necesita un niño para esquiar?

 

La nieve a parte de ofrecer grandes posibilidades de diversión es un deporte muy sano que aporta muchosbeneficios a los niños. Fortalece la unión de padres e hijos a la hora de practicar este ejercicio conjuntamente y tienen la oportunidad de poder respirar el aire más puro que nos puede ofrecer la naturaleza.

 

Es el deporte perfecto para fortalecer el corazón y prevenir la obesidad ya que es un deporte aeróbico. Potencia la resistencia física, mejora mucho la coordinación y estimula la concentración. Pero para ello es necesario que el niño disponga de la ropa y complementos adecuados para prevenir un resfriado, quemaduras y otros contratiempos no deseados.

El frío, el agua y los rayos del sol son los factores de riesgo que pueden existir en la montaña. Por ello en este artículo os informaremos sobre todo el equipamiento que necesitan los niños para poder esquiar sin correr riesgos.

Esquís

Quizá los esquís para niños sea lo más importante a la hora de ir con tu hijo a esquiar. Se recomienda que los esquís midan entre 10 y 15 centímetros menos que el propio niño. Te preguntarás ¿por qué? Y la respuesta es que siguen esta regla para los niños más inexpertos, para que no tengan ningún problema a la hora de esquiar.

La elección de los esquís también depende de la experiencia y capacidad de cada niño, de la cantidad de veces que ha esquiado y cómo se defiende en la nieve.

Casco para esquiar

Es un complemento de seguridad imprescindible ya que protegerá al niño en caso de caída o golpes. Por ello es importante elegir uno que sea de la talla del niño y que quede siempre bien abrochado. Es muy importante también asegurarse de que sea de un material resistente para proteger incluso la nunca.

Mono de esquí

Existen muchas variedades y sus precios son también muy variados. Aunque, también existe la opción de elegir un pantalón y un anorak por separado. Puede que para un niño es mucho más cómodo a la hora de ir al baño o si tiene calor cuando descanse para comer o cualquier otra cosa.

Sobre todo, cuando se trata de niños más pequeños, los niños tienen más libertad de movimiento. Lo único a tener en cuenta es que sean prendas calentitas e impermeables ya que estarán en continuo contacto con la nieve.

Calcetines

A la hora de comprar los calcetines hay que tener en cuenta que sean de un material que proporcione calor, como la lana, o térmicos para mantener bien el calor. No olvides que los calcetines deben cubrir toda la pierna, para que puedan actuar como una protección extra a la hora de las caídas.

Ropa térmica e impermeable

Puedes recurrir a la ropa interior de algodón, que favorece la transpiración, o puedes apostar por las camisetas térmicas, que cuando son de buena calidad ni siquiera te piden los forros polares porque van lo suficientemente abrigados. Los pantalones deben ser impermeables y acolchados. Lo ideal es que lleven una goma en el tobillo para que no entre el agua y se puedan meter dentro de la bota.

Las bragas para el cuello son fundamentales para esquiar. Es más, no se recomienda que el niño utilice bufandas ya que pueden enredarse en cualquier parte. Por ello las bragas para el cuello dan la protección necesaria, y no solo protegen el cuello, sino que también se pueden colocar sobre los oídos y la boca en momentos de mucho frío.

Gorro

Los mejores gorros son los gorros con forro polar ya que cubren las orejas y parte del cuello.

Botas

Se recomienda que las botas tengan la suela gruesa y que estén forradas, para que mantengan bien el calor y sean cómodas para cuando el niño no esté esquiando. Pero no nos pasemos con el grosor porque puede obstaculizar al niño a la hora de manejar los esquís de forma sencilla.

Es muy importante elegir bien la talla de la bota y revisar de año en año que no se les haya quedado pequeña.

Después de leer algunas de estas recomendaciones ya estás más que preparado/a para disfrutar de tus hijos en la nieve.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *