10 parques temáticos poco conocidos para ir con niños

Los parques temáticos se han convertido en una de las opciones de ocio preferidas para las familias con hijos. Cada día hay más donde elegir según lo que estemos buscando por lo que se hace más difícil escoger. Aquí os dejamos una selección variada de diez parques temáticos de España en los que pasarlo en grande en familia. Seguro que encontráis uno a vuestra medida.

 Cuando hablamos de parques temáticos siempre acuden a nuestra mente aquellos más conocidos en nuestro país: Terra Mítica, Portaventura, Isla Mágica, Parque Warner, Aquópolis… Seguro que ya habéis visitado algunos de ellos y por eso queremos enseñaros parques temáticos menos conocidos en los que también podemos pasar días estupendos en familia. ¡Nos encanta que cada vez haya más opciones para el ocio en familia!

Estos lugares ofrecen todo tipo de entretenimiento para toda la familia y se adaptan a todas las edades: desde los más pequeños hasta los adolescentes a los que es un poco más difícil contentar. Además, no solo hay actividades para nuestros hijos sino también otras que podemos compartir todos juntos, creando recuerdos en familia. Nuestra filosofía se basa en eso: en viajar con nuestros hijos para compartir experiencias con ellos.

Consejos para ir a parques temáticos con niños

Siempre que se viaja con niños hay que ir preparados por lo que es conveniente llevar algunas cosas como por ejemplo, un chubasquero en el caso de que vayamos a un parque temático con atracciones de agua y no haga demasiado calor. En verano, podemos incluir ropa de repuesto para los niños además de gorras y proteccion solar.

Tanto si llevamos comida del exterior como si decidimos comer en alguno de los bares o restaurantes del parque, es recomendable hacer comidas ligeras especialmente si vamos a montar en atracciones. No hay que olvidar beber mucha agua y llevar una botella encima que podamos ir rellenando.

Es bueno conseguir con antelación un mapa del parque con los horarios de los espectáculos para poder planear el día. De esta forma, evitaremos dar vueltas innecesarias con los niños para que no se cansen ni se aburran.

 1.Micropolix (Madrid)

Este parque sin duda es un lugar en el que los niños se divertirán un montón. Se trata de una ciudad en miniatura en la que nuestros hijos podrán replicar actividades del mundo real: ser policía o bombero, médico, estrella de la televisión, conducir por las carreteras… ¡Hasta tiene su propio dinero, los eurix! Los niños disponen de más de 30 espacios temáticos en los que aprender el valor del trabajo mientras se lo pasan bien.

Esta pequeña ciudad funciona como una ciudad real gracias al trabajo de sus ciudadanos, es decir, de los niños. Serán adultos por un día y tendrán que adaptarse a la convivencia con los demás mediante el cumplimiento de las normas, la toma de decisiones y la gestión del dinero que ganan.

Los adultos también tenemos un papel en Micropolix: somos turistas por lo que también podremos disfrutar de algunas de las actividades de esta peculiar ciudad que están enfocadas a nosotros. Podemos participar en las carreras de quads y competir con nuestros hijos. También hay un mago suelto por la ciudad que nos podrá sorprender en cualquier momento con sus trucos.

Pero eso no es todo: los más atrevidos podemos participar en un concurso de baile. ¡Si lo hacemos muy bien, ganaremos eurix para nuestros hijos! Si por el contrario queremos aprovechar para descansar, tenemos a nuestra disposición la sala Microdreams en la que relajarnos un rato en silencio. Por último, el Ayuntamiento de Micropolix ofrece visitas guiadas para nosotros, los turistas, de forma que podamos conocer mejor los rincones de esta peculiar ciudad.

  1. Parque temático del mudéjar (Valladolid)

A primera vista quizá no parece un parque temático adecuado para niños pero no dejéis que os engañen las apariencias. En este parque veremos réplicas a escala de importantes edificios mudéjares acompañadas de pequeños arbolitos acordes al paisaje. Dos de estas maquetas, además, pueden visitarse por dentro, ¡a los peques les va a encantar!

Hay cinco trenes que hacen dos recorridos distintos por el parque y suponen una buena fuente de diversión. Se trata de una locomotora de vapor, un tren cremallera, un tren histórico de viajeros, un automotor y un tren mallet. Nuestros hijos conocerán así cómo eran los trenes que recorrían España hace unas décadas.

El agua tiene un papel muy importante en este parque. Dos ríos descienden de una montaña en saltos rápidos para ir a desembocar al lago central. En este lago hay cinco chorros de agua a modo de cascada. Además, encontraremos un estanque junto a la réplica de la iglesia de San Miguel de Olmedo.

En el centro del parque nace otro río que va rodeando el parque hasta finalizar en una cascada en el lago que hay al sur. Toda esta agua se mueve mediante un sistema de bombeo que hace que regrese al nacimiento de los ríos de nuevo y además, sirve para regar las plantas y los árboles del parque.

  1. Aldea del Burrito (Salamanca)

Se trata de un refugio de animales protegidos de la fauna ibérica que tiene una extensión de 5.000 hectáreas. Aunque en principio comenzaron acogiendo a caballos, asnos, burros y ponis, actualmente también acogen a otro todo tipo de animales como ciervos, gamos, erizos, puercoespines, mapaches o avestruces.

Los niños verán a los animales pastando en los distintos prados mientras el guía nos cuenta anécdotas y curiosidades. También hay un poblado indio con tipis de tamaño natural para poder jugar a indios y vaqueros como si estuviéramos en el salvaje oeste americano.

El recorrido por la aldea hará que nuestros hijos aprendan cómo eran las labores del campo hace unas décadas y también aspectos sobre la vida cotidiana. Además, veremos la importancia que el burro y el mulo han tenido en la comarca en la que nos encontramos especialmente en cuanto al transporte ya que son animales fuertes y resistentes. Actualmente, estos nobles animales se utilizan para llevar a cabo terapias como la equinoterapia con caballos o la asinoterapia con burros.

La Aldea del Burrito es la primera protectora de Castilla y León dedicada a los equinos y sobrevive gracias a las donaciones de los socios y a la colaboración de los vecinos. Varios de ellos incluso ofrecen sus parcelas para que los animales puedan pastar. Allí se ofrecen cursos y talleres y también se acepta el trabajo de voluntarios que quieran ayudar a sacar adelante el proyecto.

  1. Valle de los Seis Sentidos (Valladolid)

Es un gran parque infantil de 18.000 metros cuadrados en los que se encuentran más de 60 juegos divididos por zonas, muchos de ellos con integración para personas con discapacidad ya sea física, psíquica o sensorial.

Está localizado en la finca del antiguo Palacio de los Power y las ruinas del mismo sirven actualmente como un espacio más para jugar. Los niños podrán descubrir lugares como el Teatro de los Ecos, el Jardín de Piedras, las Colinas del Laberinto, el Bosque Rascanubes y muchos otros lugares en los que se lo pasarán genial.

Además de todo esto, también hay varios juegos de acción para gastar energía, puentes de cuerdas, un columpio asociado, actividades científicas y musicales y juegos relacionados con el medio ambiente y el paisaje. Todos estos lugares y actividades cuentan con el certificado europeo TUV en cuanto a seguridad.

Este parque cuenta con 200 árboles y más de 7.000 arbustos que diseñan el ambiente paisajístico del lugar. Toda esta flora se mantiene mediante riego por goteo cuya agua se obtiene del estanque que se nutre de la lluvia y de los juegos acuáticos. En las praderas se han empleado plantas resistentes a la sequía que dan sensación de verdor pero sin grandes necesidades de agua.

  1. Parque de Aventuras Gredos Activo (Ávila)

Aquí encontraremos un circuito de plataformas de madera situadas en los árboles. Estaremos a una altura de entre 4 y 8 metros por lo que solamente es apropiado para niños que midan más de 1,40 metros. Siempre con la máxima seguridad, nos desplazaremos por lianas, puentes tibetanos, barriles sostenidos en el aire, tirolinas y otras plataformas que nos harán divertirnos en familia.

Disfrutaremos además del entorno natural de la Sierra de Gredos, en concreto del bosque de pinos en el que está situado este enorme y divertido circuito. Y si aún queremos realizar más actividades, allí mismo podemos hacer senderismo, rápel, ir al rocódromo, jugar al paintball o practicar tiro de arco entre otras actividades siempre en contacto con la naturaleza.

Si vamos en invierno, podremos pasear con raquetas de nieve, construir iglús o escalar por el hielo. Este parque es ideal para una jornada en familia disfrutando de la naturaleza y el aire libre ya que las actividades siempre se adaptan a las edades y capacidades de cada grupo.

  1. Río Loco (Burgos)

Si nuestros hijos se pirran por los indios y vaqueros, tenemos que llevarles a Río Loco, un parque temático del Oeste en el que visitaremos el territorio de los vaqueros y el territorio de los Apaches. En cada uno de ellos encontraremos distintas atracciones y espectáculos, ¡el tiempo se nos pasará volando!

Junto a los indios apaches los niños podrán practicar tiro con arco, tiro con lanza y navegar en canoa por el lago Tatanka. Los vaqueros los llevarán a dar un paseo en pony y también a divertirse en el rodeo. Además, podrán jugar a juegos de la época de los western, trepar por tirolinas y puentes colgantes, subir por el rocódromo y practicar el tiro a la sartén. Por último, en las casetas de tiro pondrán a prueba su puntería, ¡y hasta podrán enfrentarse en un duelo de pistoleros!

Y por si todo esto nos pareciera poco, el parque cuenta con atracciones temáticas muy divertidas. Pasaremos miedo en la Cueva de los Forajidos, recorreremos el parque en el Trenecillo, nos perderemos en el Laberinto de Willy el Malo y haremos carreras en los Karts a pedales. También podremos asistir a los espectáculos y animaciones que dan el toque final: los bandidos Mala Sombra, el Jefe Indio, los mineros y otros personajes nos esperan en Río Loco.

  1. Parque Europa (Torrejón de Ardoz, Madrid)

 En este parque podremos recorrer las ciudades más importantes de Europa en un día paseando entre las réplicas de 17 monumentos. Además de eso, también hay atracciones y actividades con las que poder divertirnos… Es ideal para pasar el día todos juntos.

Algunas de las actividades que podemos disfrutar en el Parque Europa son las tirolinas, el tiro con arco, el laberinto láser, las barcas infantiles, el paseo en pony, las camas elásticas… También hay un parque multiaventura, una exposición sobre el cuerpo humano protagonizada por la Mujer Gigante y Fauna Aventura, un lugar en el que tener contacto con todo tipo de animales.

Los niños se lo pasarán en grande en la Granja de Juegos, un espacio dedicado a los más pequeños en los que se divertirán con varios personajes animados, trenes, coches y todo tipo de ilusiones que los maravillarán. Así mismo, podemos disfrutar todos juntos patinando en la pista de hielo o alquilando bicicletas o cuadriciclos para recorrer el parque.

En las diversas zonas del parque encontraremos restaurantes y bares en los que reponer fuerzas antes de seguir pasándolo bien entre los monumentos más conocidos de Europa. Cada uno de ellos tiene a su lado carteles con información para aprender más acerca de estas réplicas.

  1. Oasys (Almería)

Años atrás el desierto de Tabernas en Almería, el único en Europa, sirvió para rodar numerosas películas del Oeste, los famosos westerns. Hoy, los escenarios de esas películas se han usado para crear este parque temático del Salvaje Oeste en el que asistiremos a un show en vivo y, al conocido baile del can-can.

Gracias a los museos del parque podremos aprender más sobre los western y el mundo del Salvaje Oeste. Podemos visitar el museo del cine y el museo de los carros y diligencias. En este último tendremos ocasión de contemplar los característicos vehículos que se usaron en los rodajes de películas protagonizadas por Clint Eastwood o Gary Cooper.

También encontraremos una reserva ecológica con más de 800 animales y un área recreativa con juegos acuáticos en piscinas para esos días de tanto calor. La oferta se completa con varios restaurantes para que podamos comer allí.

  1. Siam Park (Tenerife)

Este parque acuático destaca por sus exóticos decorados que recrean la arquitectura tailandesa. Entre numerosos jardines naturalezas y una exuberante vegetación encontraremos diversas atracciones acuáticas en las que divertirnos y además, superar el calor en los días de verano.

Existen atracciones pensadas especialmente para las familias como por ejemplo en Naga Racer, una divertida carrera de toboganes de agua para ver quién baja más rápido. Los más pequeños de la casa pueden pasárselo genial en Sawasdee, una zona que replica las atracciones de los mayores para que ellos también se diviertan.

En la Ciudad Perdida los peques encontrarán torres, puentes, redes y cascadas de su tamaño y además, la única piscina para bebés de las Islas Canarias en la que los más chiquitines también podrán jugar y refrescarse con nosotros..

En Jungla Snake nos deslizaremos por los toboganes montados en grandes flotadores solos o por parejas que nos llevarán a través de la jungla. Los más valientes tienen que ir a The Wave Palace, la piscina con la ola artificial más grande del mundo, ¡llega hasta tres metros!.

Pero si preferimos estar más tranquilos, podemos quedarnos en la orilla dejando que la espuma llegue hasta nuestros pies para jugar con el agua. Por último, el Gigante nos llevará a un mundo de fantasía mientras nos deslizamos por sus embudos.

  1. Ferrari Land (Tarragona)

Se trata del primer parque temático que Ferrari abre en Europa y es perfecto para la diversión de mayores y pequeños. Allí caminaremos por lugares que nos recordarán las raíces italianas de la marca Ferrari, como Roma, Florencia o Milán, y aprenderemos acerca de su fundador, Enzo Ferrari.

El primer lugar que llamará nuestra atención será el edificio Ferrari Experience, 4.000 metros cuadrados en los que disfrutar de una experiencia tecnología que no existe en toda Europa. Allí haremos un viaje interactivo por la historia de la marca Ferrari, viviremos la emoción de una carrera de Fórmula 1 en la cúpula envolvente y recorreremos en el mundo en el simulador virtual de un GT de Ferrari.

Los más pequeños pueden hacer carreras en el Junior Championship y divertirse lanzándose por los toboganes de Kids’ Podium. Pero también hay atracciones en las que nos lo podemos pasar bien todos juntos. Una de ellas es Maranello Grand Race donde podremos competir entre nosotros en un circuito de carreras de 570 metros.

Otra opción es ir al Pole Position Challenge, un simulador de Fórmula 1 en el que nos sentirnos como auténticos pilotos de Ferrari. Y como no todo es conducir, en Pit Spot Record haremos el papel de mecánico y tendremos que demostrar nuestra habilidad en el apoyo a los pilotos y sus coches.

Por último, disfrutaremos de los espectáculos itinerantes que nos encontraremos mientras paseemos por el parque y que recrean la música y el folklore de la auténtica Italia. Y además, tres veces al día podremos asombrarnos con Acrobatic Show Ferrari Land, una increíble exhibición de BMX, baloncesto acrobático y gimnasia artística.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *