Parque de las Ciencias

Desde mayo de 1995, y en continua expansión, el Parque de las Ciencias entretiene, enseña y sorprende. Sus más de 30.000 metros cuadrados están diseñados para que niños y no tan niños aprendan en todo momento sin dejar de divertirse. La ciencia más amena y desenfadada, en el Parque de las Ciencias.

Museo interactivo de Andalucía

El Parque de las Ciencias de Granada, pionero en su clase en el sur de España, tiene un ambicioso objetivo, enseñar sin dejar de entretener. Para ello, ha optado por un estilo fresco y atrevido, un estilo que permite a los niños y los mayores experimentar y “jugar” con lo que les rodea en el mundo, y descubrir así que la Ciencia es de todo menos aburrida. La interactividad en estado puro, es lo que siempre se busca en este sorprendente recinto. Contacto directo con experimentos y naturaleza en un lugar de posibilidades ilimitadas para pasar en familia. Cada rincón del Parque tiene algo que mostrar. Por ejemplo, en la base de la Torre de Observación encontramos una pequeña exposición sobre las torres en la historia. Es una pauta predominante en todo el Parque, no se desperdicia ni un solo metro ni un solo elemento, de forma que nunca nos quedemos sin aprender algo nuevo a cada paso que demos en el lugar. Como allí se suele decir, “la diversión inteligente”.
Exposiciones permanentes y temporales

El Museo tiene 4 salas de exposiciones permanentes: Biosfera, Percepción, Eureka y Explora. La máxima en estas salas, como en todo el Parque, es “se puede tocar”. No es que se pueda, es que se debe tocar, para experimentar y pasar un buen rato con todo tipo de juegos y propuestas científicas. Ver dentro de un hormiguero, jugar con la luz y el sonido, manejar poleas, introducirse en un caleidoscopio gigante… La sala Biosfera, con 550 metros cuadrados, nos mostrará el origen de los continentes, el interior de un volcán, la vida de los animales, el ADN humano o las pisadas de los antepasados de los dinosaurios, nada menos. En Eureka nos esperan la física y la mecánica. Allí podemos manejar un giroscopio o comprobar el principio de Arquímedes. En Percepción nos pondremos al día en cuanto a la luz, los espejos, el sonido y la fibra óptica. Finalmente, Explora se ha creado pensando en los más pequeños, en los niños de 3 a 7 niños. Todas estas salas presentan experiencias interactivas para todas las edades.

También encontramos salas de exposiciones temporales, como la del Titanic sobre el barco “insumergible”, o Piezas de Museo, sobre arqueología industrial.
Un lago lleno de vida

La plaza central del parque, denominada Plaza Marie Curie, tiene un lago con una superficie de 300 metros cuadrados. Sobre sus aguas dispone de una terraza de madera y de unas espectaculares esculturas dinámicas de piezas de granito, que se mueven con la fuerza del agua. Junto al lago se encuentra el restaurante temático, desde cuya terraza se disfruta de una formidable vista del parque y de sus aguas. El restaurante está dedicado a la nutrición, y permitirá al visitante conocer las propiedades de vitaminas, calorías, proteínas y demás de los distintos menús disponibles, así como la alimentación de otras culturas o incluso la comida del astronauta. Además, el restaurante cuenta con la Ecocubierta ecológica, un sistema de aprovechamiento de la energía solar, cuyos beneficios también se nos enseñan mientras recuperamos fuerzas.
Planetario y observatorio astronómico

110 proyectores y una cúpula de 10 metros de diámetro reproducen un cielo nocturno con más de 7.000 estrellas. Gracias a las indicaciones y explicaciones del personal del planetario, las órbitas de los planetas, el movimiento del sol y la luna, las constelaciones y los cometas dejarán de tener secretos para nosotros. Se recomienda consultar los horarios de los distintos programas del planetario, porque encontraremos distintas opciones: las estaciones del año, el universo de Lorca, un ratón en la luna y la familia del sol. Todo un festín multimedia a nuestro alcance. Los niños de 3 a 7 años que quieran iniciarse en el apasionante mundo de la Astronomía disponen también de un planetario infantil.

El observatorio astronómico, acoge un Telescopio Stevenson de 75 centímetros de espejo, y más de tres toneladas de peso. El observatorio tiene horarios de visita de mañana y tarde, y también admite sesiones de observación nocturna a grupos reducidos. Los aficionados a la astronomía pueden recibir cursos de aprendizaje en este edificio independiente. El Jardín de la Astronomía recopila los diversos instrumentos de observación que han aparecido a lo largo de la historia. Accederemos a experiencias como el reloj de sol interactivo o los modelos de eclipses.
Hay más, mucho más

El Parque de las Ciencias también tiene un Mariposario Tropical que recrea un ecosistema tropical con mariposas en libertad, en sus 300 metros cuadrados y un sofisticado sistema de climatización. Éste es sólo uno de los muchos espacios abiertos de que dispone: recorridos botánicos, un laberinto vegetal, área acústica, zonas verdes con experiencias interactivas, áreas de trabajo y descanso. Otra de las instalaciones exteriores del Parque es el taller sobre biología y ecología “Rapaces en vuelo”, donde tenemos la ocasión de ver rapaces, conocer su anatomía, sus técnicas de vuelo y otros datos muy interesantes, además en vivo.

En la Torre de Observación, de más de 50 metros de altura y orientada al Mulhacén, tendremos un inmejorable mirador de Granada, y donde podremos hacer todo tipo de experimentos y mediciones sobre geografía, metereología, fenómenos sísmicos… Pero esto no es todo. Periódicamente, el Museo organiza otras actividades de divulgación científica como seminarios, conferencias, formación del profesorado, talleres, vídeo científico. Próximamente se pondrá en marcha una Mediateca de acceso libre para el público, y poder consultar entre sus libros, revistas, fonoteca y videoteca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *