Viajar con niños

Planear o hacer partícipes a los más pequeños puede ayudar a que disfrutemos al máximo

 

Las vacaciones familiares pueden estar llenas de diversión, pero también de estrés en el momento en el que se establecen unas expectativas muy altas, o surgen imprevistos. Para disfrutar de la experiencia al máximo y evitar estas situaciones, la web de viajes baratos Holidayguru.es ha recopilado 7 consejos para unas vacaciones en familia libres de estrés.

– Viaja ligero

Es evidente que cuanto más equipaje llevemos, más equipaje habrá que cargar. Algunos consejos serían: lavar la ropa -si es posible-, en el lugar en el que nos alojamos o llevar los juguetes preferidos y de menor tamaño por los más pequeños. Y es que desechar instrumentos que sabemos, no nos servirán, nos puede ayudar a viajar con menos cargas.

– Divide responsabilidades

Salir de vacaciones implica que las tareas que cada día están asignadas cambien, otras se creen y algunas se eliminen. Planificar con tu pareja o familiar qué puede -prioritariamente- hacer cada uno, reducirá el sentimiento de sobrecarga y ayudará a equilibrar la balanza de tareas.

– Haz a los peques partícipes

Para ellos, cambiar el contexto es toda una aventura, pero es importante que sepan a dónde van y lo que les espera cada día ¡aunque se deben guardar sorpresas! Proponer objetivos diarios (encontrar monumentos, escribir historias a través de pistas…) les ayudará a enfocarse y evitar el aburrimiento.

– En el aeropuerto, ¡paciencia!

Sin duda uno de los momentos más estresantes para muchas familias. Un truco común es que uno de los cónyuges embarque primero con las maletas de mano o carro, mientras que la otra persona lo hará más adelante con los peques, yendo directamente al asiento y eliminando estrés a todos. Elegir bien la vestimenta para pasar rápido el control de seguridad es también fundamental.

– Ten a mano un plan B

Bien saben los padres y madres que los imprevistos son el día a día cuando se viaja con niños. Dedicar tiempo a elegir rutas alternativas y tener en cuenta todos los impedimentos que puedan ocurrir evitará malentendidos y ayudará a nuestra paz mental.

– Encuentra el alojamiento ideal

A veces, el número de estrellas o precio no equivalen a vacaciones perfectas. Hoy en día, la oferta de alojamientos es muy variada y se pueden encontrar cabañas cerca del mar, glampings, o resorts temáticos donde los niños puedan disfrutar de las instalaciones o de la naturaleza de forma segura.

– También son tus vacaciones

El viajar a un nuevo lugar, hacer nuevas actividades o comer cada día en un nuevo restaurante pueden ser demasiados ‘nuevos’ estímulos, difíciles de gestionar. Cuando sea posible (si el hotel tiene guardería o si alguien os acompaña) dedícate tiempo a ti y a tu pareja ¡las vacaciones no son eternas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *