Extremadura refrescante: Un paraíso de agua dulce

Conocida por sus enormes valores, Extremadura exhibe su patrimonio histórico, cultura y gastronomía, que se aúnan con su espíritu de modernidad. Este es un destino también muy apropiado para visitar en verano, y eso es porque estamos ante un paraíso de agua dulce, como vamos a descubrir enseguida.

 Si os gusta la naturaleza y practicar deportes acuáticos, en Extremadura tenéis todo lo necesario para disfrutar de un sinfín de planes en familia. Quizás no lo sabíais, pero esta es la región con más kilómetros de costa de agua dulce de la península, un vergel para los amantes de las actividades náuticas.

Bandera azul

Un buen baño en plena naturaleza en Extremadura no solo es posible, sino que es altamente recomendable. Es más, podéis pasar un excelente día de playa aun estando a kilómetros del mar; y esto es posible gracias a lugares como el embalse de Orellana, que se encuentra en la comarca de La Serena. Aquí encontraremos una playa de agua dulce con bandera azul, la primera de interior que obtuvo este reconocimiento de España, en 2010.

Hablamos de una playa artificial con todos los preparativos necesarios, con infraestructuras para adecuar la accesibilidad, información ambiental y medidas para garantizar la calidad de sus aguas.

También conocida como la playa Costa Dulce, resulta ideal para practicar deportes náuticos, como el windsurf, vela y piragüismo. No solo escaparemos del calor, sino que además pasaremos unos días muy divertidos haciendo deporte en familia.

No solo eso: el embalse de Orellana está considerado como uno de los mejores lugares para pescar. A nuestros hijos les encantará ver cómo lanzan sus cañas los pescadores; y quién sabe, quizás puedan probar suerte ellos mismos.

Tras tanto baño y actividades, seguro que se os abre el apetito. Nada más fácil de saciar, porque a la orilla del embalse se han dispuesto merenderos para que podáis disfrutar de una agradable comida en familia junto al “mar”.

Cuando empieza a atardecer, lo que siempre apetece es un tranquilo paseo, ¿no es cierto? Este es un lugar perfecto para hacerlo, porque las inmediaciones del embalse están rodeadas de eucaliptos y es una zona ideal para la observación de aves. El embalse forma parte de una ZEPA (zona de especial protección para las aves); por eso hay tantas. A los pequeños les encantará.

Una playa tranquila

A unos 5 kilómetros de la localidad de Cheles, encontramos otra excelente playa con una gran belleza paisajística y un entorno que rezuma tranquilidad. Es un espacio natural increíble en que seguro que pasaréis unos días inolvidables.

La zona comprende tierras españolas y portuguesas, y cuenta con todo tipo de servicios además de zonas de recreo para que todos paséis un rato más que agradable.

Piscinas naturales en Las Hurdes

Además de las zonas de playa que hemos comentado, en Extremadura podemos encontrar muchas más opciones refrescantes. Las piscinas naturales son una verdadera maravilla, y permiten tanto el baño como la práctica de actividades muy divertidas.

Las Hurdes cuentan con una enorme riqueza natural y, por suerte para nosotros, alberga numerosas zonas de baño, donde podremos mitigar estos días de altas temperaturas. Si además, sois amantes de los deportes más movidos, aquí tenéis una oportunidad perfecta de practicarlos. El rafting, por ejemplo, es muy usual aquí, porque hay muchos ríos y algunos con mucho caudal.

Si preferís daros un baño, las opciones son muy variadas, gracias a las pozas naturales para el baño, como Las Mestas, Sauceda, Ovejuela, Pinofranqueado, Casar de Palomero, Nuñomoral, Caminomorisco y Riomalo de Abajo, entre otras.

Piscinas con buena fama

Además de Las Hurdes, podemos encontrar muchos otros lugares para darnos un buen chapuzón, como las piscinas naturales de la comarca de La Vera, con aguas que llegan procedentes de la sierra.

La garganta de Alardos, que se ubica en el pueblo de Madrigal de la Vera, forma varios charcos naturales que dan lugar a fantásticas piscinas que tienen gran fama entre los habitantes de este municipio cacereño; tanta que cada uno de ellos tiene un nombre propio.

Cuando lleguemos aquí, debemos prestar atención a los alrededores, porque este es un paraje natural de muchísima importancia, gracias al buen estado de conservación que presenta el entorno vegetal y animal. ¡Y recordad que aquí está prohibido hacer fuego! En suma, un lugar ideal para pasar las vacaciones, porque además cuenta con numerosos establecimientos hoteleros y hosteleros alrededor.

Moldeadas por el río

Os recomendamos especialmente visitar la Reserva Natural Garganta de los Infiernos, que se encuentra en pleno corazón del Valle del Jerte. Hay que caminar un poco, más o menos 1 kilómetro, pero merece la pena llegar, porque encontraremos piscinas naturales de enorme belleza, que se abren gracias a que el río moldea la roca para crearlas.

Toda la zona es un verdadero placer para los sentidos. Aquí encontraréis una gran variedad de flora y fauna, confirmando un lugar excepcional para disfrutar de la naturaleza.

Entre los encantos más destacados de esta reserva, os señalamos sus tres glaciares: el Glaciar de la Serrá, el Glaciar de San Martín y el Glaciar de Asperones

Entra la variedad floral, destacan los bosques caducifolios, los bosques de ribera, los pastizales alpinos y los piornales serranos. Después del baño en las piscinas, ya refrescados, seguro que nos apetece un poco de movimiento. Aquí podéis hacer rutas a pie, en bicicleta e incluso a caballo, medios perfectos para visitar los rincones más asombrosos de esta reserva natural.

Los ríos y arroyos que recorren este espacio natural nos ofrecen también oportunidades para la pesca, gracias a la gran diversidad de peces que los habitan. Y no es esta la única actividad posible: existe un amplio abanico de ellas que podemos practicar, como rutas en 4×4, visitas guiadas, excursiones fotográficas, senderismo y observación de aves.

Paraje privilegiado

También encontraremos una excelente piscina natural en la Garganta Ancha, un lugar de ensueño que se enclava en la parte alta del pueblo cacereño Casas del Monte. Aquí destaca un paisaje con zonas de montañas y dehesas, un paraje privilegiado para admirar mientras nos damos un baño en una de las mayores y mejor cuidadas piscinas del lugar.

Junto a la piscina han proliferado numerosos bares y restaurantes, así como distintos lugares de ocio que os encantará a todos los miembros de la familia. Definitivamente, se trata de un lugar idóneo para el verano, gracias a su refrescante temperatura, que invita a descubrir los paisajes mientras recorremos cualquiera de sus rutas de senderismo.

Piscinas con encanto

Los ríos Batuecas y Ladrillar, en su confluencia, han creado algunas de las charcas que pueden encontrarse en Las Mestas, perfectas piscinas naturales para tomar un baño muy refrescante y pasar un día más que agradable en familia.

El más conocido es el Charco de la Olla, que se encuentra cerca del municipio de Ladrillar, situado junto al puente. Aquí los vecinos y turistas encuentran un lugar de reposo para los meses de más calor. Como curiosidad, merece la pena comentar que sus aguas son templadas, aunque procedan de la sierra, y de ahí su nombre: de la Olla.

No queremos dejar de mencionar una zona de baño con mucho encanto. En la sierra de Gata, se emplaza el pueblo de Descargamaría, que alberga una riqueza ecológica de primer orden; y allí mismo se ha creado una zona de baño junto a la cual se encuentra un área de barbacoas.

Resulta muy agradable no solo por las posibilidades de baño que otorga, sino porque abre también muchas posibilidades de ocio y de disfrute de la naturaleza. Junto a la piscina, se inserta una cascada de agua que otorga un plus de singularidad y encanto a la piscina.

No olvidéis, después del baño, acercaros a visitar las fuentes que se encuentran cercanas al lugar y que son un verdadero lujo paisajístico.

www.turismoextremadura.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *