Viaje a Jerusalén y Belén. La tierra donde nació Jesús

Todo lo que diga acerca de Jerusalén y Belén será poco. Estamos hablando de las ciudades de Jesús. De la ciudad clave de toda la civilización judeocristiana. De la ciudad desde la que Mahoma ascendió a los cielos para los musulmanes. Del pueblecito al que fueron los Reyes Magos.

Viaje a Jerusalén y Belén. La tierra donde nació Jesús

En mi humilde opinión, no hay que ir de turismo a Jerusalén y Belén. Hay que ir para conocernos a nosotros mismos, para que nuestros hijos descubran sus propias sensaciones. No hay que ir a “ver”, hay que ir a “sentir” y a “saber”. Lo que cada uno se trae de esa visita, es único y distinto. Así que no voy a intentar escribir una “guía” de Jerusalén. No es Moscú o Estambul. Es mucho más. Es la explicación a 2000 años de historia. Y cada uno debe sacar su lección. Monte de los Olivos, Puente del Cedrón, Santo Sepulcro, Vía Crucis, Última Cena, Puerta Dorada, Explanada del Templo… Si alguien quiere más detalles, hay un libro que es el más vendido y leído de la historia, donde puede encontrar cumplida información de todo esto. Es posible que les suene, se llama BIBLIA.

En buena compañía

Aunque lo más probable es que hayamos ido a Jerusalén porque queremos conocer la ciudad más importante del cristianismo, también hay cosas que no debemos dejar de ver. Porque Jerusalén también es la ciudad santa del judaísmo. Mi consejo personal es hacerle caso a nuestro guía OFICIAL durante todo el viaje. Remarcamos lo de OFICIAL. Los guías autorizados del Ministerio de Turismo Israelí son los que mejor nos pueden informar de todo. No es conveniente usar guías no oficiales. Nosotros tuvimos la inmensa fortuna de contar con uno de los mejores, con León. Con él toda la visita a Israel fue más provechosa e instructiva. Estas personas nos dirán en cada momento si entrar en Belén es completamente seguro o si es mejor no hacer la visita. Aunque los guías israelíes no pueden entrar en territorios que estén fuera de Israel, pueden ponernos en contacto con guías y empresas palestinas que prestarán el servicio.

Viaje a Jerusalén y Belén. La tierra donde nació Jesús

Lo mejor de Belén

Si me preguntan qué es lo que destacaría de Belén, yo diría que el contraste de sensaciones. Es un cóctel de recuerdos imborrables. Lo primero que debemos tener en cuenta, es que salimos de Israel. Belén es una ciudad bajo el mandato de la Autoridad Nacional Palestina; para abreviar, ANP. Habrá a quien le interese y atraiga conocer cómo es una ciudad cien por cien palestina, y habrá quien se sienta intimidado ante el hecho de entrar un sitio que tiene periodos muy inestables.
La primera de las sensaciones es el shock de pasar por el Muro de Seguridad. En otras partes, el muro es una simple alambrada, pero en Belén es un auténtico muro de ocho metros de alto y bien fortificado. Si se pasa andando para que nos recojan en el otro lado, hay que atravesar un laberinto de metal que se usa para que nadie pueda saltarse el control. Ya dentro, el segundo shock es cuando pasamos de una ciudad cuidada y próspera como Jerusalén a una que parece que acaba de salir de un huracán. Aquí, las valoraciones políticas es cosa de cada cual. Lo único que sí apunto es que todas las ideas preconcebidas se desmoronan ante la realidad. El tercer gran impacto, el que incluso yo llamaría el definitivo, es que entramos en la gruta donde nació Jesús. Se entra por una pequeña puerta, del tamaño de un niño de 6 años, y a partir de ahí nos encontramos en una iglesia con una decoración muy peculiar para lo que acostumbramos a ver. A partir de aquí, son las sensaciones las que dominan. Cada uno lo puede sentir de una forma, pero lo que ocurrió allí hace dos mil años significa muchísimo, tanto si se es creyente como si no.

La anécdota del viaje

En Belén hay mucha devoción por San Jorge. La guía nos contó la historia con mucho detalle y cariño. La historia del dragón que devoraba doncellas era desgranada por ella mientras mis hijos la escuchaban atentamente, con toda la educación y corrección que mi mujer y yo nos esforzamos en que tengan cuando un adulto les cuenta algo interesante. Con los ojos muy abiertos, los pequeños escuchaban la forma en la que el dragón iba matando y se comía a las hijas de los habitantes del pueblo. Hasta que llegó San Jorge… a salvar a la hija del rey, que era la siguiente que iba a servir de merienda al dragón. San Jorge, en brava lucha, mató al dragón y salvó a la hija del rey. Todo normal, mis hijos que escuchan con educación, y la guía que cuenta con profesionalidad. Hasta que la guía le pregunta a mi hijo de ocho años qué le parecía. Yo no sabía dónde meterme. La respuesta de mi hijo: “Vaya tío cara, podría haberse cargado antes al dragón, lo que quería era hacerle la pelota al rey. Vaya leyenda más estúpida”. Pocas veces me he alegrado más de que mi hijo tenga un acento andaluz un poco cerrado. O eso, o la guía hizo como que no lo escuchaba.
Jerusalén es historia y nuestro viaje fue una aventura para recordar. La mezcla de culturas, los diferentes estilos de vida y sus peculiares paisajes nos llegaron al corazón. Mis hijos disfrutaron muchísimo; sin duda, unas vacaciones fuera de lo común y llenas de bonitas experiencias.

Viaje a Jerusalén y Belén. La tierra donde nació Jesús

DE UTILIDAD

Documentación necesaria: Todos los miembros de la familia tendrán que llevar pasaporte con foto con una vigencia de 6 meses.
Trámites fronterizos: Deberás presentar tu pasaporte y el formulario de entrada para que la policía lo selle. Quienes piensan viajar a algún país árabe (excepto Egipto y Jordania) que no mantiene relaciones con Israel, deben informarlo a las autoridades aduaneras antes de entregar el documento.
Idioma oficial: Hebreo y árabe, pero la mayoría de la gente habla inglés y castellano.
Transporte: El autobús es el medio de transporte más popular y económico, cuenta con una red que cubre todo el territorio. En cuanto a los taxis, existe un servicio especial llamado “sherut” (taxi compartido) en que el cada pasajero paga un precio fijo.
Moneda: Con el euro no tendrás problema.
Horarios bancarios: De domingo a jueves de 08.30 a 12.00 horas. Los domingos, martes y jueves, también de 16.00 a 18.00 horas. Viernes y víspera de fiesta de 08.30 a 12.00 horas.
Horario comercial: Los almacenes abren de 08.00 a 19.00 horas de domingo a viernes. Recuerda que el sábado es la celebración judía semanal, Sabbat, y no pueden realizar ninguna actividad, por lo que no habrá comercios abiertos (excepto los árabes), ni transporte.
Ropa que llevar: En verano es adecuado un sombrero, crema protectora solar, gafas de sol y zapatos cómodos para caminar.
Corriente: 220 v

Para más información

Turismo de Israel
C/ Fuencarral, 101 – 5º – 6ª – 28004 Madrid
Tel. +34 915 94 32 11
Fax. +34 915 94 43 72
www.turisrael.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>